Camins
Ana Camins preside la reunión de presidentes de distrito de Madrid. Foto: Twitter.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pasa por un momento político complicado marcado por la pandemia. Sus aspiraciones a liderar el PP de Madrid, cuyo congreso se celebrará a principios de 2021, no están tan cristalinas como les gustaría. Y eso sin tener en cuenta el potencial estallido que la pandemia puede dar en Madrid en los próximos meses por la vuelta de las vacaciones. Muchos señalan al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, como el principal rival de Díaz Ayuso para presidir el PP madrileño, sin embargo, quien ha ganado peso en un discreto segundo plano para hacerlo es la actual secretaria general del PP en Madrid, Ana Camins, quien se ha beneficiado del desgaste de Ayuso y de cada perla mediática que la presidenta ha soltado ante las cámaras.

Almeida, por el momento, no tiene mayor intención que la de regir la capital, aunque hay quien afirma que ya ha dado pasos para presentarse a la presidencia del partido en Madrid. El hecho de que su labor estos meses haya sido tan aplaudida por muchos ciudadanos (de forma literal y en plena calle) le postula como candidato a casi cualquier puesto goloso del partido. Pero sí que es cierto que Casado ve con buenos ojos que el alcalde de la capital sea el nuevo líder del PP madrileño, a pesar de que Almeida no haya mencionado abiertamente su intención de postularse al puesto. Y dentro de todo este embrollo, es Camins quien está ganando posiciones desde la sombra mediática para presidir el PP de Madrid a principios del año próximo.

La primera línea política saliva ante la posibilidad de que Ayuso y Almeida se enzarcen en una guerra abierta por liderar el PP de Madrid para ganar peso político. Sin embargo, fuentes del PP aseguran que no es así, al menos por parte del alcalde madrileño, pues lo último que quiere Almeida es desgastarse en un conflicto que no le reportaría demasiado rédito político.

Díaz Ayuso es otro cantar, pues su crecimiento en política no ha sido tan discreto como la de otros dirigentes populares. La presidenta de la Comunidad de Madrid sí que tiene intención de presentarse a dirigir el PP madrileño, cuya presidencia sigue en funciones desde que la expresidenta popular Cristina Cifuentes cayera tras el escándalo del máster y del robo de unas cremas.

Pere Navarro

Pere Navarro: “Si tiramos atrás Madrid Central haremos el ridículo”

Fue el impulsor del carnet por puntos y uno de los directores de la DGT que más ha reducido la mortalidad en la carretera. Tras unos años alejado de los focos, Pere Navarro volvió en 2018 a coger las riendas de la Dirección General de Tráfico. Y desde entonces, hay menos muertos en la carretera. P...

La presidenta es posiblemente la baronesa más mediática del PP después de que la pandemia haya golpeado con fuerza Madrid y amenace con volver a hacerlo este otoño. Y tras estos meses de caída del PIB y de medidas restrictivas, Ayuso se ha convertido más en un foco de atención, especialmente señalada por el Gobierno central.

Todo esto hace que sea Camins la favorita para haerse con el control del PP de Madrid, actualmente en manos del expresidente del Senado, Pío García Escudero, quien también es considerado por algunos como una alternativa para quedarse con el PP madrileño que ahora dirige en funciones. La secretaria general del PP de Madrid goza de la total confianza de Casado y representa unos valores más cercanos a los del joven presidente del PP, algo de lo que carece Ayuso.

La figura de Camins no es nueva y lleva tiempo gestándose como una alternativa del agrado de Casado para liderar el PP de Madrid. Es respetada en el partido y representa unos valores de moderación más compatibles con la estrategia que quiere seguir el presidente nacional del partido. Ayuso, sin embargo, es vista por algunos desde Génova como un foco de desgaste que puede erosionar aún más a un partido tocado por la irrupción de Vox.

La línea de Ayuso es más combativa y supondría, en caso de que ganara la presidencia del PP de Madrid, la presencia de un potente foco de conflicto dentro de la estructura nacional de la formación conservadora; un importante punto fuera del control de Casado. El presidente del PP no quiere a una Ayuso reforzada y esto hace que el núcleo duro del partido apueste por otras alternativas, como pueden ser Almeida o Camins.

Aún quedan unos meses por delante que estarán marcados por la pandemia del coronavirus. Esto golpeará más la imagen de Ayuso y la debilitará previsiblemente de cara al congreso que se celebrará a principios de 2021. Entre tanto, los tambores de guerra ya suenan y todo augura un escenario en el que la verdadera enemiga de Ayuso será Camins y no Almeida, eso siempre que Casado no intervenga en una decisión que, según fuentes del partido, ya tiene tomada desde hace tiempo.