domingo, 29 noviembre 2020 15:47

Cantabria se plantea ampliar el toque de queda a las 22.00 horas y cerrar la hostelería

El Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) se plantea ampliar el toque de queda, que actualmente está vigente de 24.00 a 6.00 horas, para que comience a las 22.00, así como reducir más los aforos e incluso cerrar totalmente la hostelería.

Así lo han avanzado este miércoles tanto el vicepresidente regional, Pablo Zuloaga, como posteriormente el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez.

A preguntas de los medios de comunicación después de que el presidente, Miguel Ángel Revilla (PRC), se haya referido a esta posibilidad en un programa de televisión, Zuloaga ha señalado que aún se está en un momento de evaluar las medidas ya adoptadas, como el toque de queda desde las 24.00 horas, el cierre perimetral de Cantabria y de los municipios hasta al menos el 18 de noviembre o las últimas restricciones a la hostelería, el comercio o en actividades de ocio, cultura o deporte, que espera que tengan “efectos positivos”.

Sí ha reconocido que si el “esfuerzo” que se está haciendo con estas medidas ya adoptadas no es suficiente “habrá más”. “El Gobierno de Cantabria “manejará y tomará todas las decisiones que sean necesarias para parar y frenar la curva de contagios que tenemos en este momento”, ha afirmado.

Y ha avanzado que una de ellas “puede ser” la ampliación en dos horas del toque de queda a las 22.00 horas, aunque preguntado por los plazos en que podrían adoptarse esas nuevas restricciones, ha afirmado que esas medidas se tomarán “cuando los criterios epidemiológicos, valorados por la Dirección General de Salud Pública, así lo indiquen”.

En una rueda de prensa posterior para informar de la evolución del Covid-19, el consejero de Sanidad también ha adelantado que, si los datos siguen empeorando en los próximos días, se plantearán, además de endurecer el toque de queda, limitar los aforos o incluso cerrar totalmente la hostelería.

TSJC A FAVOR DE SANIDAD

En este sentido, tanto Zuloaga como Rogríguez han sido cuestionados por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) de desestimar las medidas cautelares que solicitaba la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria de suspender las últimas limitaciones impuestas al sector, prohibiendo el consumo en el interior de los locales o fijar en el 75% el aforo de las terrazas.

El vicepresidente indicado que el Gobierno “está actuando ante la imperiosa necesidad de proteger la vida y la salud de los cántabros” ante el “preocupante aumento” de la presión hospitalaria.

Zuloaga ha señalado que las medidas adoptadas por el Gobierno de Cantabria tras la declaración del segundo estado de alarma por parte del Ejecutivo central busca reducir la movilidad de las personas para bajar los contactos con el “objetivo final” de reducir los contagios y de manera bajar la presión hospitalaria”.

“Creo que todos debemos arrimar el hombro en estas circunstancias complejas”, ha afirmado Zuloaga, que ha recordado que el Gobierno regional ha anunciado en las últimas semanas nuevas medidas económicas para paliar los efectos negativos de la crisis sanitaria sobre la economía.

Ha reconocido que las restricciones adoptadas son “medidas difíciles” de tomar para “bajar la curva”.

Por su parte, el consejero de Sanidad ha dicho que entiende que los empresarios actúen al ver perjudicada su actividad, pero ha insistido en que si se toman medidas que afectan a este sector no es porque “tengan nada en contra de la hostelería”, sino porque son lugares de riesgo.