Palacio de La Moncloa
Pedro Sánchez durante una visita en el Palacio de La Moncloa

Desde agosto de 2019, más de 30 trabajadores del Palacio de La Moncloa llevan sin cobrar sus nóminas y se han quedado sin empleo. Un empleo, que para alguno de estos trabajadores supone media vida, ya que llevan alrededor de 30 años acudiendo cada día al complejo de La Moncloa para dar de comer a más de 2.000 trabajadores.

La presunta causante de este asunto es la empresa Dulcinea Nutrición, con sede social en Puertollano (Ciudad Real), y es que debido a las grandes deudas que acumula con la Seguridad Social y con Hacienda, tomó la decisión de dejar de abonar las nóminas a más de 30 trabajadores que tienen subrogados en este complejo. Los perjudicados han obtenido por parte del sindicato de Comisiones Obreras ayuda, respaldo y colaboración en todos los ámbitos, pero especialmente en el jurídico.

Dulcinea Nutrición consiguió la contrata tras la quiebra de la empresa Ramiro Jaquete en 2016, tal y como ha contado a Moncloa.com uno de estos empleados.  Esta empresa quebrada también les debió tres meses de sueldo pero se solucionó sin demorarse  en el tiempo.

El problema con Dulcinea Nutrición comenzó a mediados de 2019, cuando comenzaron a pagar tarde a los empleados hasta que en agosto la nómina ni siquiera les llegó. La administración indagó en esta empresa y comprobaron las grandes deudas que acumulaban, por lo que decidieron darles un margen de dos meses para sanear sus cuentas. Con este panorama y visto que la situación empeoraba, en septiembre el Ministerio de la Presidencia , departamento presidido por la vicepresidenta, Carmen Calvo, determinó cancelar el contrato con esta empresa y buscar otra compañía.

De acuerdo con este trabajador, no fue difícil encontrar una empresa que quisiera obtener la contrata de La Moncloa y apareció la posibilidad del Grupo Nazabal (Madrid), que llegó a un acuerdo a principios de diciembre para hacerse cargo de estos trabajadores. Durante la segunda semana de diciembre, Nazabal ofreció a los trabajadores firmar un documento en el que todos los empleados perjudicados se ponían de acuerdo para demandar a Dulcinea Nutrición pero no a la administración y en el que Nazabal quedaba exento de pagar lo que se les debe a los trabajadores, una acción  que es ilegal y por la que CCOO advirtió a los trabajadores que no firmasen dicho documento.

Finalmente, Nazabal “dió un giro y se echó para atrás” por la deuda “enorme” con la Seguridad Social que mantiene la empresa Dulcinea Nutrición, según explica a Moncloa.com la portavoz de CCOO, Gema Herrero.

Estos trabajadores han continuado acudiendo a su lugar de trabajo a pesar de que las cafeterías de La Moncloa actualmente están cerradas y por eso, han contratado a un servicio de catering externo.  A mediados de diciembre, se les retiró la tarjeta que les daba permiso para acceder al complejo presidencial y desde entonces, el empleado entrevistado reconoce que están en un “limbo legal” debido a que fueron a solicitar el paro pero al no tener una carta de despido no pueden cobrar la prestación por desempleo.

DEMANDA COLECTIVA

Desde CCOO están tramitando una demanda colectiva tanto para Dulcinea Nutricion como para el Ministerio de la Presidencia. Los trabajadores piden ser readmitidos en su puesto de trabajo y así poder olvidar estos meses. “Nos duele bastante esta situación porque nosotros no hemos querido nunca airear esto. Pero que te encuentres en esta situación, trabajando en un sitio como el Palacio de La Moncloa y que la administración no se haya preocupado de controlar a las empresas que contratan, nos duele bastante”, afirma el trabajador consultado.

Asimismo, reconoce que desean que desde la administración agilicen el proceso para publicar nuevamente la concesión de las cafeterías y así otra empresa pueda conseguir la contrata, en la que deben figurar por ley estos empleados como personal subrogado.

Desde el sindicato afirman que están tratando de llegar a un acuerdo con Dulcinea Nutrición y ya han celebrado varias reuniones que de lo único que han servido ha sido para “reírse” de los trabajadores, según Gema Herrero, y en la actualidad ya ni contestan a las llamadas ni de CCOO ni de La Moncloa.  Desde Moncloa.com también se ha intentado establecer contacto con esta empresa en varias ocasiones pero sin éxito.

Los trabajadores deslizan que desde la administración pública no se han preocupado por ellos aunque las conversaciones entre el Ministerio de la Presidencia y CCOO continúan y sí que les han trasladado sus preocupaciones y sus deseos de que la normalidad vuelva a este complejo presidencial.

Lo único que pedimos es que se solucione lo antes posible, seguir trabajando y cobrando por ello y continuar con nuestras vidas, nunca hemos dado problemas ni al Ministerio ni a las empresas”, zanja el empleado.

Comentarios