El ministro de Universidades, Manuel Castells, aboga por establecer un código de conducta “claro” y “bien definido” en el sistema universitario español que incluya actividades que no den paso al acoso o a la violencia, ya que aprecia una “excesiva permisividad con los acosadores y violentos”.

“No se puede atajar la normalidad milenaria del abuso sin ser duros, sin una fase de control radical de los comportamientos machistas, incluidas las bromitas, los ‘ja-ja-jas’ y el ‘no seas estrecha”, ha asegurado este jueves durante el curso ‘Impactos de género de la COVID’ de los Cursos de Verano de la UCM, en el que ha hablado de ‘Perspectiva de género en el sistema universitario’.

Y es que Castells, que dice haber participado en la jornada como “investigador”, “académico” y “profesor” y no como ministro, ha propuesto varias medidas para lograr la igualdad de género en la universidad.

El primer eje al que se ha referido ha sido la prevención y lucha contra el acoso sexual y violencia machista en las universidades. Si bien, reconoce que hoy en día existen en “todas” o “casi todas” las universidades españolas Unidades de Igualdad de Género, las cuales están haciendo “un trabajo espléndido”, su observación es que “hay excesiva permisividad con los acosadores y violentos”. “Es una impresión, es subjetivo, es lo que yo siento en el ambiente”, ha aclarado.

En segundo lugar, ha hablado de lograr la “paridad estadística”, para lo cual ha propuesto que los departamentos universitarios informen periódicamente sobre dicha cuestión y fundamenten por qué no se cumple con la paridad en un determinado momento.

También quiere que en el sistema universitario se asegure la conciliación. En este sentido, ha destacado que se cumplan con los permisos de maternidad y de paternidad.

Asimismo, sugiere que haya una promoción activa de las mujeres en los puestos de gestión en todos los niveles de universidad, donde sigue habiendo disparidad, pero avisa de una “trampa”: que los hombres se “pasen de listos” y quieran que las mujeres realicen trabajo de gestión para así ellos dedicarse a las “cosas importantes”, “remuneradas”. “¿Mujeres en cargos de gestión? Sí, pero solo rectoras”.

AVISO A FEMINISTAS: “OS INTENTARÁN QUEMAR”

Durante su ponencia, Castells ha incidido en la importancia “decisiva” del movimiento feminista y LGTBI como “proceso de transformación” de esta época. “Yo no conozco nada, ni siquiera lo que fue el gran movimiento de la clase obrera, nada, con tal potencial transformador de todo”, ha destacado.

En su opinión, este movimiento provoca cambios “a nivel de la sexualidad, a nivel de la familia, a nivel de las relaciones entre personas, a nivel de la educación, a nivel de la socialización de los niños, por consiguiente, a nivel de formación de la personalidad”.

No obstante, por este motivo, tal y como ha afirmado, en países como Estados Unidos, Brasil o Rusia, “triunfa, por mayoría popular, el “sexismo institucionalizado”, y por eso la “lucha contra la lucha es y será cada vez más feroz”.

En este sentido, ha puesto de ejemplo a las mujeres quemadas por la Inquisición por ser consideradas brujas. “Miren las brujas, son feministas de siempre, y por eso las quemaban, así de claro”, ha lamentado, avisando de esto mismo a las feministas de ahora: “Os intentarán quemar, pero el que puedan o no, depende de la lucha”.

Comentarios