miércoles, 2 diciembre 2020 04:08

Cataluña abrirá bares a partir del lunes hasta las 21.30 horas

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, han presentado este jueves el Plan de apertura del Ejecutivo catalán para flexibilizar las restricciones aplicadas para hacer frente a la segunda ola del coronavirus y han anunciado que bares y restaurantes podrán abrir a partir del lunes entre las 6.00 hasta las 21.30 horas, aunque tendrán restricciones.

En rueda de prensa telemática después de aprobar el plan, han explicado que desde el lunes las terrazas de bares y restaurantes podrán abrir con un máximo de cuatro personas por mesa, y en el interior tendrán que cumplir un aforo del 30%, también con un máximo de cuatro personas por mesa, y en ambos casos se deberá respetar una distancia de dos metros.

La Generalitat también permitirá en esta primera fase del plan la reapertura de actividades culturales, ya que cines, teatros y salas de concierto podrán abrir con un aforo del 50% y un máximo de 500 personas, mientras que bibliotecas, museos y salas de exposición ampliarán su aforo permitido del 33% actual al 50%.

Otra de las actividades que se reabrirá a partir del lunes es la deportiva: se abrirán instalaciones deportivas al aire libre con un aforo máximo del 50% y control de acceso, y los equipamientos cerrados, como pabellones y gimnasios, con un aforo del 30% con cita previa y sin vestidores, excepto las piscinas que sí que podrán utilizarlos.

Los centros comerciales seguirán cerrados y los establecimientos de más de 800 metros cuadrados, que tenían restringido su espacio hasta dicha superficie, podrán disponer de toda su dimensión con un 30% de aforo.

Asimismo, otra de las novedades a partir de la semana que viene es que actos religiosos y ceremonias civiles se podrán celebrar con un 30% del aforo, y se podrán realizar actividades extraescolares hasta un máximo de seis alumnos.

En esta primera fase, que durará 15 semanas si la situación epidemiológica sigue mejorando, seguirán limitadas las reuniones a un máximo de seis personas, se mantendrá el toque de queda nocturno, el confinamiento perimetral de Cataluña y el confinamiento de municipios de fin de semana.

“NO QUEREMOS CORRER”

Aragonès ha defendido que el plan pretende hacer compatible la recuperación de la actividad social y económica con la responsabilidad sanitaria, y ha advertido de que, pese a que la tendencia de la pandemia en Catalunya está mejorando y se ha superado el peor momento de la segunda ola, la flexibilización debe ser progresiva para evitar un rebrote como en verano: “No queremos correr y no podemos”.

Tanto él como Budó han apelado a la responsabilidad de la ciudadanía para seguir limitando la interacción social con el objetivo de no acelerar el inicio de una tercera ola, y han subrayado que es un plan de reapertura y no de “desescalada”, ya que insisten en que todavía están gestionando la segunda ola de la pandemia y que la situación sanitaria sigue siendo grave.

Budó ha destacado el Govern ha tenido en cuenta “el binomio social y economía” para elaborar este plan, y por eso han hablado con todos los sectores afectados, y ha reclamado a empresas, patronales y sindicatos un compromiso para fomentar el teletrabajo.

CUATRO FASES

Aragonès ha explicado que el plan se divide en cuatro fases de 15 días cada una pero ha matizado que su evolución “dependerá de los indicadores sanitarios”, por lo que estarán sujetas a la situación epidemiológica derivada de la pandemia.

De esta manera, el vicepresidente ha argumentado que la previsión para el despliegue total del plan es de dos meses pero que tendrán que mirar las cifras sanitarias “por si hace falta ralentizar las medidas” e incluso retroceder a tramos anteriores.

Así, la segunda fase, que debería comenzar el 7 de diciembre, prevé la apertura de los centros comerciales al 30% de su aforo, mientras que el de los comercios y mercados sedentarios pasará a ser del 50%, así como un incremento hasta el 70% de su capacidad en cines, teatros, auditorios y salas de concierto y un máximo de 500 personas en caso de tener un aforo mayor, y se ampliará el aforo para abrir interiores de bares y restaurantes al 50% del aforo.

El tercer tramo del plan –previsto para el 21 de diciembre– contempla ampliar la limitación de las actividades sociales a un máximo de 10 personas, es decir, dos burbujas de convivencia habituales.

En esta tercera fase también se incluye la ampliación del aforo en el ámbito deportivo al 70% si es al aire libre y al 50% en el interior, así como la prohibición del uso de los vestuarios a excepción de las piscinas.

Por último, en el cuarto tramo del plan se recuperará la presencialidad en el bachillerato y en las universidades, y también en las actividades extraescolares, así como que se retomarán las competiciones deportivas, y cines, teatros y salas de concierto podrán abrir con un 70% de aforo y un máximo de 1.000 personas.