La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha presentado un proyecto de colaboración de un año con Creu Roja Catalunya que doblará la cifra de voluntarios a pie de calle para informar y concienciar sobre la pandemia de coronavirus a colectivos vulnerables con dificultades.

Lo ha explicado en rueda de prensa telemática en la que también han participado el conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir El Homrani, el presidente de Creu Roja, Josep Quitet, y el coordinador de la entidad, Enric Morist.

Actualmente hay 1.000 voluntarios de la entidad dedicados a esta tarea y Morist ha avanzado que se llegará hasta los 2.000, con la voluntad de incrementar la cifra con voluntarios de otras organizaciones y con especial atención en aquellas zonas con un impacto mayor de la pandemia.

De hecho, El Homrani ha reivindicado que es un proyecto “absolutamente con voluntad preventiva”, por lo que el objetivo es que estos voluntarios incrementen la intensidad comunicativa en las zonas en las que la situación epidemiológica prevea un repunte de la pandemia.

Por su parte, Quitat ha insistido en que este proyecto “no solo se queda con el Covid-19 sino que puede ir mas allá, potenciar la salud de las personas” e informar a estos colectivos sobre otros aspectos sanitarios.

Morist ha detallado que el proyecto también incorpora un servicio telefónico de la entidad dirigido a 100.000 personas que constan en las bases de datos de Creu Roja que “viven solas y no tienen red comunitaria” para recibir estas informaciones.

RED DE VOLUNTARIOS

El Homrani ha destacado que Creu Roja aporta al proyecto “una red de arraigo que ha captado voluntarios por todo el territorio” catalán, así como experiencia en el campo del voluntariado y la comunicación con la comunidad.

El conseller ha especificado que este proyecto quiere trabajar con cuatro principios “clave”: la colaboración, la coordinación, la corresponsabilidad y la subsidiariedad, es decir, aspectos para desarrollar un trabajo, a su juicio, vinculado al territorio.

“Somos complementarios para ayudar al sistema público, desde el voluntariado y la comunidad, para explicar las cosas y ayudar a la Agencia de Salud Pública a hacer llegar las informaciones”, ha resaltado Morist.

Comentarios