miércoles, 2 diciembre 2020 04:33

El CATE de Almería no ha rebasado su aforo en la pandemia

El centro de atención temporal de extranjeros (CATE) ubicado en el Puerto de Almería, destinado a ingresar a las personas que son rescatadas de pateras próximas al litoral almeriense, no han llegado a superar su aforo máximo a pesar de que el número de plazas se ha reducido a consecuencia del covid-19.

Así se desprende de los datos que maneja la Dirección General de la Policía a los que ha tenido acceso Europa Press, que detallan que el centro ha acogido a 3.520 inmigrantes que desde el inicio de la pandemia hasta el pasado 20 de octubre, tiempo en el que la capacidad para albergar a estas personas tendría que haber variado para garantizar la distancia de seguridad entre sus usuarios.

Si bien el CATE cuenta con una capacidad para acoger a 230 personas, dicho número de plazas se ha reducido “considerablemente” según el órgano dependiente de Interior, desde donde no se ha determinado un nuevo aforo máximo para esta instalación, que se adapta en función de la cantidad de personas que recibe.

En cualquier caso, y en base a los datos que maneja el órgano que dirige Francisco Pardo, rechazan que la instalación haya superado su capacidad límite durante los últimos meses, en los que los rescates se han concentrado en determinados periodos, de forma que Cruz Roja llegó a atender a mitad de septiembre a unas 250 personas rescatadas de 16 pateras en apenas 48 horas.

Estas concentraciones dieron lugar, asimismo, a que la ONG atendiera a través de sus equipos de respuesta inmediata ante emergencias (ERIE) al menos a 228 personas rescatadas por Salvamento Marítimo y Guardia Civil entre el 17 y 19 de octubre, mientras que el 8 de octubre se empleó en dar asistencia a otras 180 inmigrantes rescatados de 16 pateras en menos de 24 horas.

Asimismo, desde la Policía se han apuntado que los funcionarios del Cuerpo se han hecho cargo de los traslados de personas que han estado en contacto estrecho con positivo por covid-19 “en virtud de los decretos de la Junta de Andalucía”, si bien dicha colaboración se dejó de lado entre mitad de septiembre y bien adentrado octubre al entenderse desde la Subdelegación de Gobierno que escapaba a sus competencias.

En concreto, fueron tres las ocasiones en las que se dejó efectuar estos traslados, lo que dio lugar a la puesta en libertad sin transporte para acudir a un recurso habitacional a dos grupos de 11 y 15 personas, mientras que un tercero, también de 15 afectados, fueron llevados hasta Víznar por parte del Ayuntamiento de Almería.

La Policía Nacional asumió de nuevo los traslados tras la ratificación de un juez mediante auto de la resolución emitida por la Junta de Andalucía en la que se ordenaba directamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado realizar dichos traslados; una decisión que desde el Ejecutivo se valoraba recurrir. Desde entonces, los agentes se han ocupado de al menos seis traslados hasta un hotel de Aguadulce de personas a las que la autoridad sanitaria obliga a permanecer confinados durante mínimo diez días.