tasa
Una de las sedes de Google. Foto: Europapress.

La tasa Google cuenta con más apoyos. Ahora, incluso la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) respaldará que se impongan impuestos a los servicios digitales de las grandes empresas tecnológicas como Google o Amazon. Pero con matices. Esta tasa ha sido una de las medidas estrellas del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El principal escollo era el presidente de EE UU, Donald Trump, quien ha trasladado sus quejas a La Moncloa por este impuesto bajo amenaza de imponer aranceles. Pero el pacto entre Macron y Trump ha cambiado las cosas.

Con este impuesto a los servicios digitales, el presidente socialista pretende recaudar 1.200 millones de euros al año, según las estimaciones del PSOE. Y a pesar de que Sánchez lo había aprobado en enero en el Consejo de Ministros, la amenaza que Trump puso sobre la mesa ha mantenido en vilo al Gobierno. Ha sido el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien ha logrado esta semana convencer a Trump para que no tome represalias contra los países europeos que exijan impuestos a las grandes tecnológicas. Y, tras esto, Sánchez ha visto el cielo abierto.

Lo que la CEOE apoya es la misma pretensión que ha planteado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es decir, la de aprobar una tasa Google a nivel internacional, que obligue a las grandes tecnológicas como Google, Amazon o Facebook a pagar impuestos y a jugar con las mismas reglas que las demás empresas, tal y como ha asegurado la propia CEOE.

recesion CEOE

La CEOE advierte que subir los impuestos puede llevar a otra recesión económica

Los pronósticos son buenos. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) considera que la economía española sigue creciendo. Algo que no solo acreditan desde la CEOE; también desde otros organismos internacionales. A pesar de ello, los empresarios han mandado un mensaje al futuro...

El presidente estadounidense había iniciado una agresiva campaña de intimidación contra todos aquellos países que amenazaran con hacer pagar más impuestos a las compañías estadounidenses. Pero su homólogo francés ha sido capaz de sortear y apaciguar al magnate americano. Trump ha cedido porque Macron se ha comprometido a devolver con carácter retroactivo el dinero que hayan pagado de más las compañías en caso de que se aplique una tasa Google a escala internacional más barata.

Para Sánchez, Macron ha abierto la Caja de Pandora. Las amenazas que Trump hizo llegar a La Moncloa este verano habían dejado al Gobierno en una situación complicada. Con la ralentización económica a la vuelta de la esquina, lo último que necesitaba un Gobierno aún en funciones era una imposición de nuevos aranceles por parte del presidente de EE UU. Pero si el presidente americano ha cedido ante Francia, España podrá hacerlo también.

Por este motivo, Sánchez se ha planteado literalmente copiar la estrategia de Macron. Incluso rebajar los impuestos a las grandes tecnológicas y comprometerse a devolver el dinero con carácter retroactivo en caso de que la OCDE logre aplicar una tasa Google a escala internacional. Aunque sean muchos los economistas escépticos con esta propuesta y con la intención de París de devolver lo recaudado durante 2019.

La CEOE ha remarcado que hay algunas grandes tecnológicas que no juegan con las mismas reglas que el resto de las empresas españolas. Gigantes tecnológicos como Apple, Facebook o Amazon tributan de forma distinta. Y esas ventajas tributarias ahondan más la capacidad de competitividad de las compañías españolas. “Lo deseable es que un mismo negocio tribute igual con independencia de la estructura internacional que tenga, cosa que ahora mismo no ocurre en todos los casos. Todos debemos jugar con las mismas reglas”, han comentado desde la CEOE.

El matiz que aplica la CEOE es simple. Cuando una empresa tiene una estructura internacional y trabaja en diferentes países, se puede caer en la doble imposición. Es decir, que por la misma actividad, una compañía pague dos veces impuestos. Y es aquí donde la CEOE pone peros. Estos impuestos pueden traer un ansia recaudatoria por parte del Estado que perjudique a las empresas. Por ello, son partidarios de la propuesta de la OCDE.

Sánchez defiende los Presupuestos dentro del PSOE ante las objeciones de Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba defiende parcialmente los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de Pedro Sánchez. Pero también hace objeciones. Por esto, el presidente del Gobierno se prepara para “contraatacar” a golpe de argumentario, distribuido entre las filas socialistas, del primero al último escala...

Antes de abordar la revisión de la tasa Google, el Gobierno espera renovar a Pedro Sánchez al frente del Ejecutivo. Una vez estabilizada la posición del PSOE, Sánchez revisaría el impuesto para adaptarlo al modelo francés. Solo hay un problema. Si Unidas Podemos consigue entrar en un Gobierno de coalición y sentarse en el Consejo de Ministros, Pablo Iglesias puede condicionar el resultado final de la tasa, tomando un modelo quizás más agresivo que el adoptado por Macron.

Comentarios