Chen Xianwei, conocido como el ‘chino franquista’, tendrá que echar el cierre a su bar a partir del próximo 31 de marzo. Los caseros del establecimiento, que se ubica en el madrileño barrio de Usera, han decido no renovarle el contrato por el ideario que presenta este estrambótico inquilino.

Xianwei aseguró a ‘El Confidencial’ que los propietarios les notificaron que no le “renuevan el contrato porque no quieren fachas en su edificio”. Y señaló: “Me han dicho que si quiero quedarme tengo que pagar 5.000 euros más IVA cada mes. Ahora pago 1.700 euros”.

Por ello, el protagonista no ha dudado en interponer una denuncia ya que se siente víctima de “discriminación ideológica”. Sin embargo, la compañía dueña del recinto explicó que la marcha del asiático no tiene nada que ver con su ideología, sino que se debe a que el edificio no ha superado la Inspección Técnica de Edificios.

A pesar de ello, Chen ya ha conseguido el contrato un nuevo espacio para poder poner en marcha su bar. ‘Una Grande Libre’, nombre que ha dado al establecimiento, se encuentra a medio kilómetro de distancia del que ahora regenta y aseguró estar “contento” porque de allí no podrán expulsarle.

NO NIEGA SU DEVOCIÓN POR FRANCO

El local del originario de oriente medio se ha convertido en un verdadero mausoleo de la época franquista. En él pueden encontrarse, entre otros signos de la extrema derecha española, retratos del dictador y banderas preconstitucionales. Además, sus puertas están decoradas por dos banderas de España, mientras que en su interior se acumulan escudos de unidades policiales y del Ejército.

Chen Xianwe nunca ha negado su devoción por el periodo más negro de España. Concretamente, en su visita al cementerio de Mingorrubio el día de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, declaró que “la época de Franco es la mejor historia de España”.

Comentarios