Hace días era todo optimismo y esperanza con la compra por parte de la Unión Europea de millones de dosis de la vacuna de Oxford desarrollada junto a AstraZeneca. Todo parecía que para fin de año se empezarían a distribuir, pero como muchas voces avisaban, estábamos yendo muy rápido. La reciente interrupción de los ensayos clínicos de la vacuna de Oxford tras detectar “una enfermedad potencialmente sin explicación” en uno de los voluntarios que ha recibido la inyección, ha venido a reforzar a los menos optimistas. Por eso Europa se va a mover y sopesar otras alternativas. Veremos qué cinco planea comprar.

Recordemos que la vacuna experimental, desarrollada por la Universidad de Oxford junto a AstraZeneca, era teóricamente la primera que iba a administrarse en España. La Comisión Europea tiene un acuerdo con la multinacional para comprar 300 millones de dosis y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afirmó el 28 de agosto que las primeras llegarían a finales de diciembre. Ahora todo se ha paralizado.

Oxford y AstraZeneca, retrasos obligados

vacuna Oxford

Lo cierto es que la situación con la segunda ola de la pandemia hace que deseemos cosas imposibles o muy difíciles. Ningún medicamento ha demostrado todavía eficacia y seguridad en un amplio número de personas (lo que se conoce como fase 3), pero varios están cerca de conseguirlo. La vacuna de Oxford y AstraZeneca parecía que estaría lista para diciembre, pero con el problema en ese paciente, los plazos se retrasarán.

Muchos expertos habían y han alertado de no lanzar las campanas al vuelo. ¿Los motivos? Varios, aparte de este contratiempo, que por otro lado califican como de lo más habitual y normal. Primero tiene que demostrar su eficacia, luego fabricarla en masa, que llegue adecuadamente a todos, que la gente se vacune… Pero es que además cualquier vacuna no tiene una 100% de eficacia -se considera óptima a partir del 30%-, no da inmunidad inmediata y se necesita una segunda dosis con hasta dos meses de diferencia entre la primera.

 

Comentarios