sexo

Mejorar nuestros hábitos de vida, nuestra inteligencia emocional, nuestro físico… Todos esos proyectos están muy bien y siempre los hacemos, tanto al principio del año como cuando llega septiembre. Sin embargo, hay un aspecto del que siempre nos solemos olvidar y sigue siendo uno de los más importantes a la hora de mejorar nuestra salud en general: el sexo.

Lo malo de tener tantos proyectos en mente es que luego no terminamos cumpliendo ni haciendo bien ninguno. Debemos tener muchas cosas en cuenta que se meten de por medio. La rutina, el estrés, la casa, los niños… Todos estos factores contribuyen a que dejemos de ser egoístas y nos olvidemos un poco de nosotros mismos.

No obstante, deberíamos reservar un rato para disfrutar en el dormitorio. ¿Quieres conocer la razón? Esto es todo lo que el sexo puede hacer por tu salud.

Mejoremos el sexo en general

mejorar sexo

Antes de comenzar a hablar de salud, debemos conocer cómo podemos mejorar en el aspecto del sexo. Este cuenta con múltiples beneficios, tanto para nuestra salud física como emocional. Por tanto, al potenciarlo, estaremos contribuyendo a conseguir otras metas que ya teníamos en mente. Y, por supuesto, obtener una buena dosis de placer durante el trayecto.

El primer paso a la hora de mejorar nuestra vida sexual es que tenemos que dedicarle el tiempo necesario para que nos satisfaga. No importa si es una o más veces a la semana, ni tampoco si lo practicamos con alguien o en solitario. Para disfrutar en pareja, de hecho, siempre es bueno conocernos a nosotros mismos y dedicarnos unos minutos para saber qué nos gusta y con qué disfrutamos más. Cuando encontremos a la otra persona, las dos partes tendréis claras vuestras prioridades.

Muchos son los beneficios que practicar un buen sexo nos puede aportar en el ámbito de la salud. Por eso, no debemos subestimarlo y sí darle la importancia que verdaderamente se merece.

Un aliciente para nuestro corazón

salud corazon

Si llevamos una vida sexual plena, podemos ayudar a fortalecer la salud de nuestro corazón. Esto es lo que afirma la Fundación Española del Corazón. Además, existen múltiples beneficios para la salud en general, por lo que practicarlo es bueno para prácticamente todo.

Tener una vida sexual activa de forma regular ayuda a disminuir las probabilidades de padecer un infarto. También debemos considerar que es ejercicio físico, por lo que aumenta el flujo sanguíneo y ayuda a incrementar la oxigenación, lo que se convierte en un beneficio para la salud del corazón.

Debemos tener en cuenta el saber cómo disfrutar bien de nuestra actividad en el dormitorio para mejorar la salud. De hecho, es un ejercicio mucho más divertido que el gimnasio y nos puede aportar los mismos beneficios.

Mejora la memoria, uno de los beneficios del sexo

sexo memoria

Puede que no todo lo tengamos que centrar en la parte física de nuestro cuerpo, sino también en la psíquica. Si queremos ser más productivos, podemos conseguirlo practicando más sexo en nuestra rutina. Es una idea clave a tener en cuenta para saber cómo hacerlo de la forma correcta.

En el caso de que tengamos problemas de memoria, existen varios estudios que afirman que las personas que tienen una vida sexual más activa, son capaces de recordar de mejor forma eventos recientes. En otras palabras, cuentan con una mejor memoria episódica.

Otros trabajos también relacionan el tener una buena frecuencia en las relaciones sexuales con una mejora en el funcionamiento cognitivo. También contribuye a tener mayor fluidez a la hora de hablar y mejora la capacidad visoespacial, sobre todo, en personas mayores de 50 años.

Aumenta nuestra belleza

belleza

No todo es la parte física, pero sí que es un factor importante. Vivir de forma adecuada nuestro placer ayuda a que nuestro cuerpo genere mayor cantidad de sustancias del bienestar, que suelen ser hormonas.

Estas, a su vez, tienen una implicación muy directa en la mejora de nuestro estado físico general. En otras palabras, es capaz de incidir incluso en nuestra belleza. Pero, ¿cuáles son las razones?

Varios sexólogos coinciden en que tener una vida sexual plena contribuye a que el oxígeno se bombee hacia la piel, por lo que nos aportará un aspecto más luminoso y juvenil, sobre todo en la parte del rostro.

Menor riesgo de sufrir resfriados, los beneficios del sexo

salud sexo

Cuanto más tiempo pasamos en el dormitorio, disfrutando del sexo, menor riesgo de sufrir resfriados tendremos. El hecho de mantener relaciones sexuales es capaz de ayudar a fortalecer nuestro sistema inmune, aumentando la producción de anticuerpos.

Al incrementarse los niveles de hormonas, también contribuirá a paliar los efectos que la edad tiene sobre nuestro cuerpo. A mayor frecuencia sexual, mayor producción de anticuerpos.

Además, también hay estudios que señalan la importancia de las hormonas en el ámbito sexual. Estas afectan de forma muy positiva a la respuesta inmunitaria del cuerpo humano.

Mejora sustancial de nuestro humor

orgamos humor

Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos, nuestro humor también mejor. Es por eso que el sexo contribuye para terminar siendo mucho más felices. Y es que mantener una buena salud sexual afecta de forma directa sobre el estado de ánimo.

Si hablamos de las hormonas, segregamos una mayor cantidad, sobre todo de las relacionadas con el bienestar, cuando practicamos buen sexo. Por eso es importante incidir en este aspecto y tenerlo en cuenta de cara a aumentar la frecuencia.

De hecho, el orgasmo es una de las experiencias que más alegría nos pueden aportar. Esto está confirmado por un estudio realizado en la Universidad de Texas-Pan America.

Dormimos mejor y nos llevamos mejor

pareja sexo

Si nuestros problemas no tienen tanto que ver con el día sino con la noche, también el sexo tiene la situación. Puede que, cuando anochece, por mucho que lo intentemos, no podamos terminar de conciliar el sueño de forma correcta. Cuando tenemos relaciones sexuales, estas contribuyen a que durmamos mejor debido a la producción de melatonina.

Esta es la hormona que está directamente implicada en regular la oscilación entre el sueño y la vigilia. De hecho, se suele tomar en complementos alimenticios. Pero no es la única hormona en juego. La oxitocina también tiene un papel muy importante.

Se segrega durante el orgasmo y provoca que haya un acercamiento con nuestra pareja tanto a nivel emocional como químico. Por eso, además de disminuir el estrés, la ansiedad y ayudarnos con los problemas de sueño, el sexo también consigue que conectemos más con la otra persona.