hipoteca

Tras una larga travesía por el desierto, en la que los créditos y las hipotecas, fueron señalados como los únicos culpables de una crisis financiera global, vuelven a reverdecer este tipo de préstamos, la oferta no sólo ha mejorado, sino que se han multiplicado las opciones.

Tanto es así, que se hace necesario acudir a un comparador de hipotecas a la hora de buscar la mejor opción para cada persona. Gracias a que ha aumentado la competitividad en este sector, la oferta de hipotecas es muy variada y conviene revisar detenidamente la que resulte más beneficiosa a largo plazo. Con la utilización de los comparadores que encontramos en internet, nos ahorramos visitar varios bancos para encontrar la mejor oferta y de esta forma lo podemos hacer cómodamente desde nuestro hogar.

Del mismo modo, el número de prestamistas online es cada vez mayor, ya que son una forma interesante y asequible, de conseguir financiación para la realización de proyectos tanto de tipo personal o familiar como los de carácter profesional.

Se trata de ajustar la cantidad solicitada y encontrar los términos más favorables para disfrutar de un préstamo a medida, que se pueda pagar con facilidad y dentro de unos plazos flexibles.

La hipoteca total o Financiación al 100

Parece que hemos aceptado que no se puede conseguir una hipoteca donde nos concedan la totalidad de la compra del piso más los gastos. Es decir financiar toda la operación al cien por cien, sin embargo, aún es posible solicitar y encontrar bancos con financiación hipotecas al 100, en la que se incluyen los gastos de la operación. Si bien es cierto, no se trata de un camino de rosas, pero sigue siendo factible, es cuestión de encontrar el banco apropiado.

Eso sí, a diferencia de lo que se hizo erróneamente en tiempos pasados donde los bancos financiaban el importe de la compra sino que incluso ofrecían mayores cantidades para muebles y otros fines, para conseguir una hipoteca de ciento por ciento, es necesario cumplir algunos requisitos, como por ejemplo tener una buena fuente de ingresos, o tener unos avales con garantías.

Una de las formas más sencillas de conseguir la hipoteca al 100×100 es adquiriendo una de las viviendas que los bancos tienen en su stock inmobiliario. Dichas entidades, con el fin de soltar el lastre del ladrillo en sus balances, siempre están dispuestos a ofrecer mayores facilidades a los clientes.

En la cola del banco

Debemos tener en cuenta, que la forma en la que nos relacionamos con nuestros bancos y la manera en la que nos acercamos a este tipo de productos financieros ha cambiado definitivamente tras el periodo de crisis.

Antes bastaba con ir al banco y escuchar lo que tenía que decirnos el banquero, cual doctor. Luego firmábamos todo lo que nos ponían por delante tan tranquilamente, sin ningún pudor. Incluso había quien añadía un dinero extra a la hora de solicitar hipotecas, lo cual, como quedó demostrado posteriormente, no fue una idea muy acertada.

Hoy en día sabemos que no es oro todo lo que reluce y que es mejor tomarse un tiempo en entender qué es lo que vamos a firmar y sobre todo en conseguir las mejores condiciones en función de nuestros intereses.

Así pues, nada mejor que buscar con tiempo y comparar las posibilidades que ofrece el abanico de productos financieros, desde la tranquilidad de casa. Se puede analizar con mayor detenimiento las ventajas y las diferencias de cada una de las hipotecas o de los préstamos.

En definitiva, gracias al desarrollo de las tecnologías y por supuesto a las posibilidades que nos brinda Internet, este tipo de plataformas para comparar hipotecas o préstamos, son cada vez más habituales.

Además, se han convertido en una herramienta imprescindible para ampliar el rango de búsqueda, de tal forma que aumentan las posibilidades de encontrar el producto financiero que más se adapte a las necesidades cada usuario.

Comentarios