El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha criticado la “tremenda hipocresía” del Gobierno con la Ley de Memoria Democrática, ha acusado a la vicepresidenta Carmen Calvo de “usar la política de memoria de manera cosmética” para “crear cortinas de humo” y ha lamentado que Franco “continúa en un mausoleo del Estado mientras Azaña y Negrín, en el exilio sin honores”.

Mulet ha censurado las “lagunas” del nuevo anteproyecto de Ley de Memoria Democrática y en este sentido ha señalado que “está bien intentar avances aunque sean simbólicos” pero ha denunciado que con el nuevo texto “se continúe permitiendo que los restos de Franco reposen en un mausoleo de titularidad de la Administración General del Estado pagado con dinero de todos y con seguridad privada pagada también con fondos públicos, mientras los presidentes del Gobierno o de la República continúan en tumbas indignas en el exilio”.

El senador ha acusado a la vicepresidenta Carmen Calvo de “usar la política de memoria de manera cosmética” para “crear cortinas de humo, quedándose a medio camino y generando un desconcierto total”, como, ha señalado, “es la negativa que ha llevado durante meses a explicar cómo es asumible que después de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos esté ocupando un mausoleo público”.

Así, ha lamentado que el Gobierno “lleva meses enrocado en respuestas que no atienden a las preguntas formuladas” por Compromís.

No obstante, el Gobierno, en respuesta a la formación, ha indicado que el contrato de seguridad del panteón situado en el cementerio municipal de Mingorrubio-El Pardo, ya adjudicado, tiene una duración de dos años y su importe total es de 51.546,00 euros (IVA incluido). Por su parte, ha agregado que los gastos de mantenimiento tienen un coste de 123,84 euros, sin que hasta la fecha se hayan generado gastos adicionales de esta naturaleza.

En este sentido, Mulet ha lamentado que el Gobierno “no ha contestado de nuevo ni a nada de lo preguntado”.

Finalmente y por otra parte, el senador ha criticado que la Administración “se ha enrocado en esquivar la posibilidad de repatriar y dar digna sepultura como legítimos presidentes a Niceto Alcalá-Zamora, Manuel Azaña o Juan Negrín”.