dinero

A pesar de que los años más duros de la crisis económica ya han pasado, muchas familias en nuestro país siguen teniendo serios problemas para llegar a fin de mes. La situación en muchos casos es tal que la llegada de un gasto imprevisto les supone un enorme contratiempo al que no pueden hacer frente.

Es en este contexto en el que las entidades privadas de préstamos rápidos online han experimentado un verdadero auge. No en vano, se han convertido en una de las mejores y más sencillas fórmulas de obtener dinero rápido. Nada que ver con el complejo protocolo y la burocracia de los bancos tradicionales.

Principales características de los créditos online

Los créditos online surgieron como una solución ideal para paliar una urgente necesidad financiera. Es por eso que una de sus principales características es la rapidez. Nada más rellenar la solicitud en la web de la entidad, la concesión del préstamo es prácticamente instantánea. Tan solo tendremos que esperar unos minutos y ya tendremos el dinero solicitado en la cuenta.

A esto hay que añadirle la comodidad de solicitar el crédito desde casa o desde cualquier dispositivo electrónico con acceso a internet. Una manera de ahorrarnos tiempo y esfuerzo, lo que hace que estos créditos online resulten muy útiles en casos puntuales, en momentos de emergencia o en situaciones muy concretas.

Otra de las características de estos préstamos rápidos online es que están dirigidos tanto a empresas como a particulares. A su vez, en ningún momento tendremos que dar explicaciones sobre lo que haremos con el dinero y tampoco necesitaremos de un gran papeleo para su solicitud.

Cómo solicitar un préstamo rápido online

El proceso de solicitud de un crédito rápido online es bastante rápido. Tan solo tenemos que acceder a la web de la entidad en cuestión y seleccionar la cantidad de dinero que deseamos pedir. Asimismo, también hemos de señalar el plazo de devolución del dinero, que por lo general suele ser de uno o dos meses.

A continuación, tendremos que rellenar una solicitud incluyendo nuestros datos personales y bancarios. Tras esto, enviamos la solicitud y esperamos su aprobación o no. Una vez concedido el préstamo, el dinero llega a la cuenta en solo unos minutos.

El plazo de devolución de estos créditos sin papeleos suele ser corto, ya que por lo general lo que hacen es cubrir necesidades puntuales de liquidez. Además, el importe de estos préstamos online no es muy elevado, ya que puede oscilar entre los 50 y los 10.000 euros, aunque todo dependerá de la entidad en cuestión.

En función de la entidad a la que pidamos el crédito, esta nos puede solicitar algún tipo de documentación. Sin embargo, no irá más allá del DNI, un justificante de residencia y poco más. También tendremos que contar con una cuenta bancaria, un teléfono móvil y un correo electrónico.

Requisitos para solicitar un crédito online

Los requisitos que debemos cumplir para solicitar un crédito online irán en función de cada entidad. De todas formas, estos no son demasiados. Las condiciones son francamente muy sencillas si las comparamos con las que nos piden las entidades bancarias para un préstamo personal.

Por lo general, los principales requisitos son tener 18 años o más y ser residentes en España. En este último sentido, es muy probable que la entidad financiera nos pida un justificante para comprobar que residimos en este país.

Dependiendo de la cantidad de dinero solicitada, algunas entidades pueden solicitarnos un aval, un extracto bancario o un justificante que indique que tenemos ingresos regulares. Esta capacidad de solvencia solo será necesaria si la cantidad de dinero que hemos pedido es un poco elevada.

No obstante, lo más habitual es que solo nos requieran tener 18 años y residir en España como requisitos básicos.

Los préstamos rápidos con ASNEF

ASNEF es el acrónimo de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, el mayor registro de morosos en España. Cualquier persona que se encuentre en esta lista no podrá solicitar un préstamo a una entidad bancaria tradicional.

La única solución es acudir a las entidades privadas de financiación que sí ofrecen créditos rápidos con ASNEF. Esta es, precisamente, una de las grandes ventajas de estas empresas. Tal vez, en estas situaciones la entidad nos pida algún requisito más para comprobar que podemos hacer frente a la cuota de devolución.

No obstante, el proceso de solicitud será el mismo que el de cualquier otro cliente, ya que no tendremos que dar ningún tipo de explicación sobre el motivo del préstamo.

En definitiva, los créditos online se han convertido en la mejor alternativa de financiación para muchas personas. Una excelente solución para hacer frente a gastos imprevistos o para conseguir dinero rápido para iniciar algún proyecto. Un producto instantáneo, cómodo y rápido y al que pueden acudir tanto empresas como particulares.

Comentarios