La Delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, ha admitido este jueves que está preocupada ante el fin del estado de alarma, que se producirá este lunes, y el levantamiento de las restricciones de movilidad. “Hay mucha preocupación”, ha reconocido a preguntas de los periodistas en un acto en Morcín.

Sobre la posibilidad de que puedan llegar a Asturias personas de zonas donde la incidencia del virus ha sido mayor, como Madrid, Losa ha dicho que el problema no es la procedencia de las personas, sino que la gente se mezcle. “Pobres madrileños, solo les faltaba…”, ha comentado ante las insistentes preguntas sobre desplazamientos de ciudadanos de esa comunidad autónoma.

Así, ha puesto como ejemplo la hipótesis de un ciudadano de León que pudiera ir a Gijón, en Asturias, sin saber que tuviera el virus, de tal forma que contagiaría a diez personas, quienes a su vez se dispersarían y entrarían en contacto con más gente. “Así se monta una cadena”, ha comentado Losa, insistiendo en que el auténtico “factor de peligro” es que la gente se mezcle y se reúna.

“El virus está ahí”, ha advertido Losa, que ha añadido que los efectos que produce el SaRS-CoV-2 en personas que lo han padecido todavía está sin determinar claramente. “Pero sí se sabe que afecta a órganos vitales y que quedan dañados”, ha comentado.

“Es un virus muy agresivo”, ha señalado Delia Losa, que ha dicho que los servicios públicos van a seguir “alerta” una vez que concluya el estado de alarma. La posibilidad de un rebrote existe, ha indicado, poniendo de ejemplo lo ocurrido en otros países, como Alemania. Lo importante, ha comentado, es reaccionar rápido.

Comentarios