dolores delgado
La ministra de Justicia, Dolores Delgado.

“Ahora que estamos aquí, te lo digo muy, muy en serio. Y sé que me vas a contentar. Llévate de allí por favor a Feijóo y al comisario”. En medio de la opípara comida entre la ministra Delgado, el juez Garzón, el comisario Villarejo y los jefes policiales, cuando llegaba el momento de las confidencias, Delgado y Garzón aprovecharon para presionar a Miguel Ángel Fernández Chico, director Operativo (DAO) de la Policía, para que fulminara al comisario y un agente de la Audiencia Nacional.

Tanto el comisario Mata como un mando intermedio, Feijoo, no eran de la cuerda de Baltasar Garzón y la entonces fiscal: ambos no dudaron en difamarlos ante la incredulidad de los comisarios que compartían mesa con ellos.

–Garzón: Feijóo es de extrema derecha, es un facha de la hostia, es un borracho impenitente.

-Fdez. Chico: Eso no es verdad. Eso no es verdad, Baltasar. Si eso se lo preguntas a Marlaska, te dirá que es el mejor del mundo.

–Garzón: Yo lo único que te digo es que en mi despacho, yo me he tenido que levantar de mi silla, cogerle así y sentarle en una mesa porque no se tenía en pie. A las cinco de la tarde. (…) Y no me pongas delante de Marlaska, que entonces la hemos cagado.

–Dolores Delgado: Os voy a contar lo de Marlaska…

–García Castaño: Sois homófobos.

 

El también magistrado Grande-Marlaska, hoy ministro del Interior, es citado por la pareja de juristas de la Audiencia Nacional. Sin embargo, Baltasar Garzón no deja que la conversación se desvíe a chascarrillos de la Audiencia y sigue firme en su ataque a los dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía:

–Garzón: Tenéis que quitar de allí a esas dos personas, pronto. Que el comisario me mande a alguien nuevo.

Dolores Delgado: No es normal esto.

–Baltasar Garzón: Que dinamite a todo el que esté allí. Si es que es una pena. (…) Es que no hacen nada. Mira, o quitas la puta unidad (de Policía) de la Audiencia Nacional.

–Dolores Delgado: También es eso.

–Villarejo: Mándame dentro de unos meses allí (dirigiéndose a Chico).

–Fernández Chico: Está Medina.

–Dolores Delgado: La Audiencia tiene que hacer cosas.

Ni las objeciones de la cúpula policial, ni siquiera las bromas de José Villarejo, consiguen que Garzón y Delgado cejen en su intento de fulminar a los funcionarios de la Audiencia Nacional. A cada acusación del magistrado sigue una aseveración de la fiscal, que subraya todo lo que dice su amigo.

-Garzón: No puede haber gente de Policía en la Audiencia Nacional que está en su coche con el ‘Cara al Sol’ fuerte en la puerta de la Audiencia.

–Villarejo: Eso no es serio.

–Garzón: Yo creo que eso no es de recibo.

–Fernández Chico: No es recibo eso, ni que haya uno que lleva la ‘Internacional’.

–Dolores Delgado: Tampoco.

–Garzón: No, pero lo de la ‘Internacional’ a mí no me consta. Cuando me lo demuestres y me digas qué es… Este oído, que se lo van a comer los gusanos, lo han oído. Y este Feijóo, es un tipo que es un cero a la izquierda.

–Delgado: No hace nada.

 

 

Comentarios