Los agentes de la Policía Local de Alicante han desalojado durante el puente una discoteca, 30 botellones y 64 fiestas en viviendas, en un operativo que se ha saldado además con 225 denuncias por desobediencia.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, los agentes de Policía Local han tenido que desalojar en la madrugada de este lunes una discoteca situada en la avenida del Padre Ángel Escapa, abierta y con 17 personas en su interior, todas ellas sin mascarilla, sin guardar la distancia social y consumiendo alcohol. En el establecimiento estaban las luces propias de una sala de fiestas, la música y algunos de los clientes bailando.

Los hechos han ocurrido a las 03.45 horas, cuando varias unidades de Policía Local han comprobado la presencia de varios coches en la zona de parking de una discoteca y las luces, así como ruido de música en el interior y personas.

La Policía ha denunciado al titular del establecimiento por incumplir las medidas de control de la pandemia de coronavirus, que prohíben la apertura de los locales de ocio nocturno como discotecas, y también ha denunciado a los 17 clientes por no llevar mascarilla. Han desalojado el establecimiento, cesado la actividad y cerrado el local.

En la misma noche, la Policía Local ha sancionado dos locales de ocio, ambos por incumplir los horarios de cierre, uno destinado a actividad de cafetería y ubicado en la calle Amadeo de Saboya, y un segundo en la calle Mayor, este último destinado a salón lounge.

Las unidades del servicio Nocturno y Fox han prestado especial vigilancia a las inmediaciones del Instituto Jorge Juan, donde han sido localizados varios grupos de jóvenes, algunos de ellos en el interior de las pistas deportivas y otros en las escalinatas, donde se han levantado cinco actas por tenencia-consumo de drogas y otras cinco por consumo de alcohol en vía pública.

La Policía ha denunciado esta noche a tres inquilinos de viviendas ubicadas en calle Alona, Francisco Verdú y Antonio de Trueba, por perturbar el descanso de los vecinos, al celebrar fiestas con música. En una de las viviendas se encontraban diez personas.

En total han sido 92 las denuncias que la Policía Local ha impuesto durante el puente por consumir alcohol en parques, calles y plazas y se han disuelto 30 botellones. Durante estos cuatro días se ha sancionado a 13 establecimientos por no cumplir horarios de cierre y distancias entre clientes y mesas, a 50 personas por no llevar la obligatoria mascarilla, 15 personas por estar fumando sin mantener las distancias y a otras 15 por consumo de sustancias estupefacientes.

Asimismo, se ha tenido que intervenir en más de 64 fiestas en viviendas por denuncias de particulares con quejas de ruidos y música elevadas. El Ayuntamiento alerta que pueden ser sancionados con hasta 3.000 euros, y recuerda que está prohibida cualquier actividad perturbadora del descanso ajeno en el interior de las viviendas, en especial desde las 22 horas hasta las 8:00 horas como fiestas o juegos, y ya se han tramitado 50 expedientes sancionadores.

El concejal de Seguridad, José Ramón González, ha felicitado a la Policía por “el gran trabajo realizado estos cuatro días en las que han controlado intensamente toda la ciudad, con intervenciones muy complicadas poniendo en peligro sus vidas, y logrando con sus operativos protegernos y evitar contagios de Covid en Alicante”.

“Quiero realizar un llamamiento a la responsabilidad y compromiso individual de todos, es una cifra muy elevada de este tipo de reuniones en las que se juntan sin mascarillas para consumir alcohol poniendo en riesgo su salud y la de sus familias”, ha concluido.