mascarillas Madrid

Da igual las llamadas a la prudencia de Isabel Díaz Ayuso o de Martínez-Almeida. La realidad que ha mostrado hoy Madrid ha sido la de una ciudad que hoy ha roto esa imagen que habían intentado labrar de ciudad más comprometida con el uso de las mascarillas. ¿Será por ser normativa? ¿Acaso era un espejismo? El caso es que este día coincide con el primer día en el que la Comunidad de Madrid dobla el número de positivos respecto al día anterior. ¿Qué está ocurriendo en Madrid? ¿Cuál es la realidad en la comunidad?

POR LA CALLE SÍ, EN LA TERRAZA, NO

El primer día de entrada en vigro de las nuevas medidas de seguridad sanitaria aprobadas por el Gobierno de Ayuso, en las que no se encuentra la polémica cartilla covid-19, se ha saldado con una sensación agridulce. En la calle y el transporte público es más que evidente que existe concienciación de que lo que nos puede salvar es la mascarilla. Una ciudad y una comunidad tan golpeada por la tragedia como Madrid no podía mostrarse indolente. O eso creíamos todos.

Sin embargo, la jornada nos deja la imagen de las terrazas de los bares con muy pocas mascarillas, a pesar de que en las terrazas y restaurantes, mientras no se esté consumiendo, hay que llevarlas puestas. Y es que es precisamente este uno de los puntos de riesgo por contacto, ya que no existe distancia de seguridad entre las personas de la mesa y sus gotículas expulsadas, amén de que se toquetea más la mesa y aunque los camareros las higienicen cada vez que se levanta un cliente, lo cierto es que el contagio se puede producir en ese punto.

Este vídeo muestra cómo en una terraza cualquiera de Madrid, ni el 10% de los usuarios llevan la mascarilla mientras que ninguno de ellos está en actitud de beber o comer, o incluso fumar, que son los únicos momentos permitidos para quitarse la mascarilla en una terraza.

MULTAS DE 100 EUROS POR NO LLEVAR LA MASCARILLA, CONFIRMADAS

A pesar de la confusión antes de la entrada en vigor de la nueva normativa de la nueva normalidad madrileña, las autoridades han confirmado que, efectivamente, aquella persona que no porte la mascarilla en los lugares y situaciones que es obligatoria se expone a una sanción de hasta 100 euros.

De hecho, las autoridades ya han puesto las primeras multas a viandantes que se han negado a usar las mascarillas, si bien en la mayoría de los casos, la policía se ha limitado a recordar a los usuarios que desde hoy es obligatorio llevar las mascarillas en lugares públicos incluso si se guarda la distancia de seguridad.

LAS EXCUSAS MÁS HABITUALES PARA NO LLEVAR LA MASCARILLA

Existen muy pocas excepciones para los que están exentos de la obligatoriedad de uso de la mascarilla. En primer lugar, personas con un certificado médico, no el documento del Habeas Corpus que ha dado la vuelta a España, que explique por qué sería perjudicial para esa persona que la lleve. Y poco más. Con todo, son muchas las excusas que utiliza la gente para no llevarla o llevarla mal colocada como babero o en el codo.

Comentarios