Cuatro personas han sido detenidas en Barcelona y Madrid acusadas de intentar introducir en el mercado negro español armas compradas en la Unión Europea aprovechando que en algunos países las armas Flobert no tienen la consideración de armas de fuego, aunque sí en España.

La operación se inició el pasado mes de enero cuando la Guardia Civil detectó el envío de varios paquetes desde un país de la Unión Europea con destino Madrid y Barcelona que contenían armas cortastipo Flobert y munición.

Los agentes pudieron comprobar que los envíos no contaban con las autorizaciones pertinentes y en algunos casos los destinatarios no contaban tampoco con las licencias que habilitan la tenencia de estas armas.

Por ello, realizaron varios registros domiciliarios en las localidades de Barcelona, Esplugues de Llobregat y Madrid, procediendo a la detención de cuatro personas por los supuestos delitos de comercio ilícito de armas, y de tenencia, tráfico y depósito ilícitos de armas y munición.

En tota, en los registros se intervinieron armas detonadoras modificadas para hacer fuego real o ampliar su calibre, cartuchos, munición y numerosa documentación relacionada con la operación.

Según subraya la Guardia Civil, los detenidos e investigados demostraban tener un amplio conocimiento en armas y afición a las mismas que no se contempla dentro del perfil de coleccionista, por lo que dedujo su intención de comercializar con las armas adquiridas al tener un mayor valor económico por no estar registradas.

La comercialización de las armas Fobert está regulada en España al ser consideradas armas de fuego, si bien en otros países de la Unión Europea no están catalogadas como tales, por lo que su control y venta no tienen los mismos estándares de control que en nuestro país.

Estas armas siempre son de percusión anular y pueden llevar una pequeña carga de pólvora o solo la carga iniciadora y existen algunos países donde dichas armas pueden comprarse sin autorización específica, existiendo fabricantes que no cumplen con las especificaciones relativas a las cualidades propias de ese tipo de armas en España, fabricándolas con mayor resistencia, mejores materiales e incluso habiendo sido convertidas de un calibre mayor al estándar Flobert.

Esto hace que su uso en el mercado negro se haya incrementado en los últimos tiempos, habiendo sido intervenidas por la Guardia Civil varias de estas armas de fuego transformadas en calibres más letales.

La operación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes a la Jefatura de Armas y Explosivos y Seguridad, con el apoyo de Armas y Explosivos de Barcelona, así como de la Unidad de Seguridad Ciudadana de Madrid y Servicio Cinológico. Se ha llevado a cabo bajo la dirección de la Juez Titular del Juzgado de Primera Instancia de Instrucción nº 23 de Barcelona.

Comentarios