Detenido por portar un kilo de marihuana en pleno confinamiento
La Policía Local de Valencia ha detenido a un hombre en la Malvarrosa con 1,2 kilogramos de marihuana en pleno confinamiento por coronavirus.

La Policía Local de Valencia (PLV) ha detenido este fin de semana a un hombre de 28 años tras haberle sorprendido con más de un kilogramo de marihuana. El joven llevaba oculta la droga en el portamaletas de su motocicleta. En ella circulaba por la ciudad incumpliendo el confinamiento decretado por el estado de alarma.

La detención tuvo lugar en torno a las 13 horas de este domingo por parte de los agentes de una patrulla de la 7ª Unidad de Distrito Marítimo de la PLV. Mientras realizaban sus labores para mantener la seguridad y hacer cumplir a los ciudadanos con el confinamiento, pudieron observar a un hombre que se saltaba un semáforo en rojo y que estacionaba su motocicleta en la avenida Malvarrosa.

Al proceder a su identificación, los agentes pudieron advertir un fuerte olor a marihuana. Por ello procedieron a su cacheo y registro de la motocicleta, hallando en el portamaletas de esta una bolsa con 1,2 kilogramos de dicha droga.

En ese momento, la Policía Local de Valencia procedió a su detención. Se le imputa un delito contra la salud pública y otro por saltarse el confinamiento decretado por el estado de alarma vigente en toda España.

Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano ha reconocido la labor de la Policía Local para hacer cumplir el aislamiento decretado por el Gobierno de España, al mismo tiempo que siguen trabajando para mantener la seguridad pública.

126 PLANTAS DE MARIHUANA EN MURCIA

A pesar del estado de alarma en el que se encuentra el país, las aprehensiones de droga no paran. En Murcia, la Policía Local intervino este domingo 126 plantas de marihuana mientras desarrollaban un control de vehículos.

Los agentes se encontraban en pleno dispositivo para garantizar el decreto de estado de alarma cuando en uno de los vehículos hallaron la droga.

Días antes, el pasado viernes 27, la Guardia Civil de Murcia, en colaboración con la Policía Local de Cieza detuvo a un vecino del municipio murciano por un delito de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad. Lo hizo después de que este se saltase un control policial que velaba por el cumplimiento del aislamiento.

El conductor hizo caso omiso a las indicaciones de la autoridad y eludió el control, dándose a la fuga. Una de las patrullas inició el seguimiento hasta que interceptó el vehículo. Lejos de cesar en su intento de huida, salió del vehículo y trató de fugarse a pie. De hecho, forcejeó con uno de los agentes para zafarse de él y continuar con su huida, hasta que minutos después fue detenido.

Tras la detención fue inspeccionado el vehículo y las calles por las que el detenido había tratado de huir, donde se hallaron envoltorios plásticos en los que había 25 dosis de cocaína y un gramo de marihuana.

Detenido en Valencia con más de un kilo marihuana en pleno confinamiento por coronavirus
Los agentes han detenido al hombre por un presunto delito contra la salud pública y otro por saltarse el confinamiento decretado por el Estado de Alarma.

REPARTIDORES DE MARIHUANA

El pasado jueves, la Policía Municipal de Madrid detuvo en Puente de Vallecas a un hombre que vendía droga a domicilio. Concretamente lo hacía a través de la empresa de envíos a domicilio “Glovo”.

De esta manera, evitaba salir a la calle y saltarse la obligación de quedarse en su domicilio por el estado de alarma. Un trabajador de la propia compañía fue quién alertó a los agentes, tras ver cómo un particular mandaba a otro un paquete sospechoso. Tras su inspección, los agentes encontraron hachís y marihuana en su interior.

En ese momento se procedió a la detención del ciudadano madrileño de 34 años, al que se le acusa de un delito contra la salud pública. Tras ser arrestado, pasó a disposición judicial.

Un caso similar ha tenido lugar en Badalona, donde los Mossos d’Esquadra detuvieron a un vecino por solicitar un servicio de mensajería para enviar un paquete con droga a un cliente. En este caso se trataba del envío de 20 gramos de cocaína. En el paquete interceptado había droga, un teléfono móvil y un videojuego.

VENTA EN EL TRANSPORTE PÚBLICO

El estado de alarma es visto por algunos como una posible fuente de ingresos. Este es el caso de un menor de 15 años de edad, que fue pillado por la Guardia Civil vendiendo marihuana en un autobús urbano. Los hechos tuvieron lugar en Marina de Cudeyo, un municipio de la comarca de Trasmiera, en Cantabria.

El joven se dedicaba a vender la sustancia estupefaciente en el transporte público. En un control pararon a un autobús, viendo en su interior a cinco personas, entre las cuales se encontraban dos jóvenes. La actitud de uno de ellos despertó las sospechas de los agentes, que decidieron bajarle del vehículo para identificarlo. En ese momento se dio a la fuga y huyó campo a través.

Sin embargo, la persecución finalizó con su detención. En el momento del arresto, el menor de edad portaba dos pequeñas bolsas de marihuana.

TRAPICHEO DE DROGA

El trapicheo de droga no entiende de confinamiento. La adicción a las sustancias estupefacientes se encuentra detrás de una gran cantidad de las violaciones del mismo. La necesidad de trapichear y hacerse con marihuana, cocaína, hachís o heroína, llevan a muchos ciudadanos a incumplir la ley cuando se quedan sin drogas.

Para burlar el confinamiento, estas personas recurren a diferentes estrategias. Hay quienes se esconden en el maletero del coche, otros simulan ir a la compra e incluso hay quienes se encargan de trapichear recurriendo a servicios de transporte de comida rápida.

Con esta situación la droga es menos accesible para sus consumidores, lo que crea una mayor tensión en algunos hogares y en la propia calle. Sin embargo, la mayor preocupación reside en las prisiones, donde los funcionarios están convencidos de que en cuestión de tiempo se complicará aún más el ambiente por la ausencia de estupefacientes.

Al prohibirse los vis a vis por el estado de alarma y confinamiento, no entra droga a los módulos. Esto hace que en algunos centros penitenciarios, ante la escasez de droga, se hayan producido diversos incidentes. Varios funcionarios han necesitado de atención médica por lesiones y también ha habido peleas entre internos por deudas de droga.

En la calle, el menudeo de droga se realiza de forma más discreta, pero los precios han subido un 100%. La escasez de aprovisionamiento afecta tanto a los distribuidores como a los propios clientes.

Comentarios