dimisión
Iglesias y Sánchez en La Moncloa.

Pedro Sánchez alcanzó la secretaría general de los socialistas en julio de 2014. Dos meses antes Alfredo Pérez Rubalcaba se había echado a un lado tras un batacazo del PSOE en las europeas que contrastaba con la pujanza en las urnas de Podemos.

Este economista madrileño salvó los muebles en las generales de 2015, tras las cuales no pudo formar gobierno porque solo le apoyó Rivera, y evitó también el sorpasso en 2016, aunque las presiones para cambiar el ‘no es no’ acabaron costándole la salida.

Pero Sánchez renació: ganó las primarias contra el aparato, Susana Díaz, ganó la moción de censura gracias a Podemos y a los independentistas, ganó las generales de abril con un discurso muy progresista y ahora, a la cuarta va la vencida, ha girado a la derecha para ensanchar el espacio del PSOE.

Pero este volantazo ideológico le puede pasar factura si el trío de Colón supera al bloque que conforman PSOE, Unidas Podemos y Más País. ¿Qué haría entonces Sánchez? ¿Jugaría a la ‘gran coalición’ o buscará apoyos en partidos como ERC? Hagan sus apuestas, pero si hay debacle podría verse obligado a dimitir.

SE ALEJA LA DIMISIÓN DE CASADO

Pablo Casado pudo ganarse el sonbrenombre de ‘El Breve’ si tras el tortazo del 28-A, 66 diputados, no se hubiese resarcido en mayo en Madrid capital y comunidad. La repetición electoral le otorga una bola extra que el palentino quiere aprovechar.

Iván Redondo

Iván Redondo apuesta por ensanchar el espacio del PSOE con Cataluña

La política española sigue bailando al son que marca Iván Redondo, que durante sus años de asesoría para el PP consiguió convertir a García Albiol en alcalde de Badalona con la bandera de la seguridad, ayudó a que Monago se hiciese con Extremadura tras marcar un perfil propio y contribuyó a que Basa...

Cierto es que a Casado se le ve relajado tras dejarse barba y haber aparcado su discurso más duro. Todas las encuestas pronostican que el PP se propulsará y ganará unos treinta escaños. Los suficientes para ganar tiempo, consiga o no desalojar a Sánchez. Y es que su prioridad era evitar que Rivera se convirtiese en el líder del centro-derecha.

¿DIMITIRÁ IGLESIAS?

Pablo Iglesias ya no aspira a asaltar los cielos. El secretario general de Unidas Podemos previsiblemente perderá terreno por el estreno de Más País, pero podrá aducir que los tres millones que se le suponen son más votos que los que recabaron históricos líderes de la izquierda como Santiago Carrillo o Julio Anguita.

Un mal resultado podría posibilitar la caída de Iglesias, que en varias ocasiones ha explicado que no le importaría hacerse a un lado para centrarse en su faceta como presentador televisivo de espacios como ‘Otra vuelta de Tuerka’, Público TV, o ‘Fort Apache’, Hispan TV. El nombre de Irene Montero suena con fuerza para relevarle al frente de Podemos.

RIVERA TIENE CARA DE DIMISIONARIO

Albert Rivera acumula trece años como líder de Ciudadanos a pesar de su juventud y de su discurso regeneracionista. El líder naranja tiene unas previsiones muy preocupantes, ya que su partido podría caer a unos números peores que los que logró en 2016.

dimisión
Albert Rivera, líder de Cs.

Inés Arrimadas parece como la gran favorita para ocupar el hueco de Rivera, que ha señalado que no le importaría renunciar al cargo si los resultados electorales no son los esperados. Y las encuestas dicen que no lo van a ser…

SANTIAGO ABASCAL PODRÍA SEGUIR

Santiago Abascal parece tener confianza al frente de Vox, partido del que tomó las riendas tras la renuncia de Alejo Vidal-Quadras, allá por 2015. Al líder vasco le sonríen todas las encuestas, aunque habrá que ver si se hacen realidad.

PP y PSOE podrían ir de la mano en Canarias

El PP se abstendrá tras el 10N si el PSOE promete por escrito “no traspasar líneas rojas”

  • Pablo Casado está valorando seriamente alcanzar un acuerdo que permita a Sánchez gobernar si sigue el bloqueo tras las elecciones.
  • En la campaña política del PSOE dicen que Vox podría rondar los 60 escaños, aunque esta filtración puede evidenciar el interés de Pedro Sánchez por engordar a un partido que podría asustar al electorado de izquierdas para alegría de los socialistas.

    Comentarios