Aunque formen parte de la Casa Real, los miembros de la realeza no están completamente a salvo de los accidentes. A lo largo de los años hemos podido conocer diferentes percances, que van desde el disparo de Froilán en el pie hasta la rotura de cadera del rey emérito Don Juan Carlos I.

Algunos de ellos con mayor gravedad que otros, repasamos los diferentes accidentes que han sufrido en la Familia Real española a lo largo de los últimos años.

JUAN CARLOS I ACABÓ CON LA VIDA DE SU HERMANO ALFONSO

JUAN CARLOS I ACABÓ CON LA VIDA DE SU HERMANO ALFONSO

El 29 de marzo de 1956, en la festividad de Jueves Santo, el rey emérito Juan Carlos y su hermano Alfonso jugaban con un arma corta en la planta superior de su hogar, cuando el segundo recibió un disparo.

La bala provenía de un revólver de pequeño calibre. Aparentemente era inofensiva, pero al alcanzarle en la cabeza, provocó la muerte casi instantánea del hijo de Juan de Borbón y María de las Mercedes de Borbón y Orleans. Cuando los condes de Barcelona subieron al cuarto, su hijo yacía en un charco de sangre. A pesar de sus intentos por renimarle, no fue posible.

El día después del accidente, la prensa portuguesa dio a conocer el comunicado ofical de la embajada española. En el mismo rezaba lo siguiente: “Mientras su Alteza el Infante Alfonso limpiaba un revólver aquella noche con su hermano, se disparó un tiro que le alcanzó la frente y le mató en pocos minutos. El accidente se produjo a las 20:30; después de que el Infante volviera del servicio religioso del Jueves Santo, en el transcurso del cual había recibido la santa comunión“.

Comentarios