La Consejería de Sanidad y la Delegación del Gobierno reforzarán su colaboración y cooperación en la lucha contra la pandemia del coronavirus con encuentros quincenales para revisar “de forma permanente” los protocolos de actuación en la detección de casos, las cuarentenas, las sanciones o las notificaciones, entre otras cuestiones.

Las reuniones, eso sí, se institucionalizarán cada 15 días, sin perjuicio de la “comunicación permanente e inmediata” para abordar cuestiones que sea necesario encarar en el mismo momento en que se produzcan.

Así lo han acordado el propio consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, y la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, en el transcurso de una jornada de trabajo para mejorar los “puntos débiles” de esa cooperación bilateral, “resolver dudas que surgen en el día a día en la aplicación de los protocolos” y agilizar los procedimientos.

“Se trata de trabajar conjuntamente para ir mejorando cada día con el objetivo de cuidar la salud de las personas”, ha explicado Quiñones.

Para ello, es “esencial” analizar de forma coordinada los protocolos a seguir en cada caso y las actuaciones a desarrollar, “que hasta ahora han sido muy buenas porque se han cogido muy a tiempo todos los focos, gracias también al trabajo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”, ha dicho.

La dinámica de las reuniones es “sencilla”, ya que, tras una puesta al día de los datos de la situación epidemiológica en Cantabria, se van analizando una a una las cuestiones del procedimiento habitual de actuación.

En esta reunión técnica, además de los dos máximos responsables de ambas administraciones, han participado las secretarias generales, tanto de la Consejería, Sara Negueruela, como de la Delegación, Carla Orcajo, así como el coronel jefe 13 de la zona Guardia Civil, Luis Antonio del Castillo; el comisario de la Jefatura Superior de Policía, Miguel Ángel Ramos, y la gerente del Servicio Cántabro de Salud, Celia Gómez.