La dirección de Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha decidido, por indicación de la Consejería de Sanidad, reducir el aforo de los recintos teatrales en los que se desarrolla la programación al 50 por ciento para respetar la distancia social, en lugar del 75 por ciento originalmente permitido.

De esta forma, el certamen teatral emeritense, adaptándose al igual que las instituciones y autoridades sanitarias a la situación cambiante y a la normativa vigente en cada momento, está ya “trabajando activamente en la reorganización de las entradas vendidas para que los espectadores dispongan de la distancia física entre personas no convivientes”.

Así, se ha limitado la venta de localidades para adaptarse al nuevo aforo acordado con las autoridades sanitarias y culturales extremeñas, y el personal del departamento de ventas ha comenzado ya a contactar con los espectadores para ofrecerles un cambio de ubicación o fechas, únicamente en los casos en los que sea necesario establecer aún más distancia.

En estos casos, “se está constatando que la respuesta del público está siendo muy positiva, agradeciendo la atención personalizada y la preocupación del Festival por el bienestar de los asistentes”, según asegura el certamen.

OTRAS MEDIDAS

Además de la limitación de aforo, el Festival de Mérida mantendrá todos los protocolos que ya venía aplicando desde el primer día, como es el uso obligatorio de mascarillas en todo momento (de acuerdo a lo dispuesto en el Diario Oficial de Extremadura de los días 10 y 20 de julio), la disposición de geles hidroalcohólicos, la desinfección de todos los espacios comunes y de los asientos antes y después de la función, así como la entrada gradual y la salida escalonada de los espectadores.

Estas medidas se aplican tanto en el Teatro Romano de Mérida, como en el de Medellín y la ciudad romana de Cáparra, que celebran las extensiones del certamen.

Así, y con el objetivo de “reforzar este protocolo”, el Festival de Mérida entrega un kit de mascarilla y monodosis de gel hidroalcohólica los espectadores en los tres escenarios, un reparto de material de protección que es posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Mérida.

Además, el Festival ha eliminado los programas de mano, de tal forma que existen paneles con información de la programación, así como un soporte digital en formato QR para su captura y visionado en dispositivos personales.

También se recomienda el uso de tarjetas o dispositivos electrónicos como medio de pago, y para mantener las medidas higiénicas, se ruega evitar el contacto físico en los saludos.

En cuanto a los accesos, la organización recomienda al público acudir con antelación suficiente, al menos una hora antes del inicio del espectáculo “para evitar aglomeraciones y poder establecer una entrada fluida”, mientras que la salida al recinto se realizará de forma ordenada y escalonada, siguiendo las instrucciones que en todo momento se indican por megafonía y por el personal de sala del Festival.

El Festival de Mérida recuerda el “deber de cautela y protección establecido para todos los ciudadanos”, que deberán adoptar las medidas necesarias para evitar la generación de riesgos de propagación de la enfermedad Covid-19, así como la propia exposición a dichos riesgos, agradeciendo la colaboración de todos los asistentes.

Finalmente, avanza el certamen que debido a la situación actual generada por el coronavirus, cualquier cambio se irá comunicando a través de la web del festival, las redes sociales y los medios de comunicación.

Comentarios