Las escuelas catalanas tendrán una enfermera y un Centro de Atención Primaria (CAP) de referencia cuando se retomen las clases en septiembre, y la Generalitat dará una “formación específica” a los directores de los centros para saber gestionar los posibles casos de coronavirus entre profesores y alumnos.

Lo ha anunciado este jueves el conseller de Educación de la Generalitat, Josep Bargalló, en una rueda de prensa presencial y telemática en la que ha presentado el protocolo de gestión de los casos Covid-19 en los centros educativos, junto al director general de Centros Públicos, Josep Gonzàlez-Cambray, y el director general de Profesionales de la Salud de la Conselleria de Salud, Marc Ramentol.

El conseller ha informado que “las direcciones de las escuelas recibirán cuando vuelvan a sus centros y a finales de este mes la asignación de un CAP de referencia, de una persona sanitaria de referencia, un manual de criterios para gestionar casos, y una formación específica” para que este circuito que han trabajado Educación y Salud sea conocido y efectivo.

ACTUACIÓN PRECOZ

Gonzàlez-Cambray ha explicado que se pondrá en marcha una aplicación para informar de casos en el ámbito educativo –‘Traça Covid’– y que el protocolo busca informar de los procedimientos a seguir y evitar contagios: “Teniendo en cuenta que tendremos que convivir un tiempo con el virus, creemos que es muy importante actuar precozmente”.

También ha indicado que las familias deberán mantener informada a la escuela de la salud de sus hijos y que los alumnos no podrán acceder al centro si tienen síntomas, si conviven con una persona diagnosticada de coronavirus, si están esperando los resultados de una prueba PCR, o si están en cuarentena.

El doctor Ramentol ha detallado que las escuelas deberán acudir a sus sanitarios de referencia si sospechan de un posible caso, y que serán éstos los que decidan si hay que hacer una prueba PCR, si hay que recomendar el aislamiento, y si es necesario recoger los contactos del sospechoso; una labor que harán los gestores Covid, que serán dos por servicio.

GRUPOS DE CONVIVENCIA

El director general de Profesionales de la Salud ha asegurado que el objetivo de la estrategia es mantener las escuelas abiertas, por lo que se establecerán “grupos de convivencia estable” dentro de los centros para reducir riesgos, aislar alumnos y docentes por clases en caso de contagio, y para realizar las PCR al grupo si hay casos sospechosos.

El conseller ha reiterado que el principal objetivo es garantizar la seguridad en las escuelas y ha sostenido que éstas “no son amplificadoras del virus” pero que, dado que viven en un contexto con momentos de transmisión, es importante mantener medidas de seguridad e higiene y asegurar la trazabilidad de posibles casos.

Bargalló ha indicado, sin embargo, que en caso de detectarse dos o más casos positivos de Covid-19 en diferentes grupos o espacios de la escuela, “la autoridad sanitaria puede plantear el cierre del centro”, mientras que si los positivos se dan en un grupo estable, sólo deberán hacer una cuarentena de 14 días los alumnos de la clase.

El conseller ha insistido en el uso obligatorio de la mascarilla tanto para entrar y salir del centro como para desplazarse por su interior, así como entre los docentes que cambien de aula, y ha indicado que la única “excepción”, de momento, al uso de la mascarilla será durante las clases en los grupos de convivencia.

Con todo, el doctor Ramentol ha reconocido que “el debate continúa abierto” y ha informado de que están valorando recomendar el uso de la mascarilla en los grupos estables de alumnos a partir de los 10 o 12 años, ya que en esta franja de edad la transmisión del virus podría ser mayor.

Comentarios