La delegada del Gobierno en Andalucía, Sandra García, ha anunciado este lunes en Córdoba que, tal y como se había comprometido, el Ejecutivo central pone a disposición de la Junta de Andalucía, desde esta semana, los 360 militares que le pidió la Administración autonómica para ejercer como rastreadores del Covid-19 en Andalucía.

En este sentido y en rueda de prensa acompañada de la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafi Valenzuela, y del presidente de la Diputación en dicha provincia, Antonio Ruiz, la delegada del Gobierno ha recordado que, “por parte del Gobierno de España, se ponen a disposición los rastreadores que ha pedido la Junta, que son 360” y, “a partir de hoy entran en funcionamiento”.

García ha detallado que, “en un principio, son los rastreadores de la UME (Unidad Militar de Emergencias)” los que comienzan a trabajar “esta semana, y se van a ir incorporando progresivamente”, en el marco de “una colaboración estrecha por parte de la UME con la Consejería de Salud”.

De este modo y desde ahora “lo que se va a hacer es la actividad del rastreo por parte de estos militares”, en base a “un listado de personas”, posibles contactos de personas que hayan dado positivo en pruebas PCR de Covid-19, “llamándolos y atendiéndolos, y siguiendo el protocolo que les ha marcado la Consejería de Salud” de la Junta de Andalucía.