Estatua de Cristobal Colón
Estatua de Cristobal Colón decapitada en Boston, estado de Massachusetts, Estados Unidos.

el corte ingles

En contexto de las protestas del movimiento Black Lives Matter contra la violencia policial y los asesinatos racistas en Estados Unidos, varias estatuas de eminencias españolas han sido atacadas o derribadas por seguidores de esta corriente en los últimos días. Las figuras en piedra del autor de ‘El Quijote’, Fray Junípero Serra y el conquistador Juan Rodríguez Cabrillo , han sufrido daños, al ser relacionados con crímenes racistas o esclavistas en mitad de una ola de revisionismo que busca acabar con el racismo sistémico e institucional en EEUU.

Ante esto, colectivos católicos así como eurodiputados de PP, Vox y Ciudadanos, además de ministros socialistas, se han quejado de este trato a las personalidades históricas españolas en suelo americano. A continuación explicamos la relación entre estas figuras, los delitos que les atribuyen los protestantes y la perspectiva de sus defensores.

ESTATUAS DE JUNÍPERO SERRA

El pasado sábado, varios protestantes echaron a bajo el busto de Junípero Serra en Los Ángeles, California. El viernes, también destruyeron otra estatua suya en San Francisco. Los motivos que los reaccionarios esgrimen contra su figura, responden a los crímenes del colonialismo. Serra, canonizado en 2015 por el Papa Francisco, fue relacionado por aquellos protestantes con la instauración forzosa de la cultura europea y religión cristiana en California, que casi destruye varias tribus nativas americanas. Exponiéndoles, además, a enfermedades extranjeras.

Históricamente, Serra jugó un papel vital como líder de las primeras misiones evangelizadoras en el nuevo continente en el siglo XIIX. Sin necesidad de acudir a quejas de entidades españolas, la propia Conferencia Católica de California castigó el suceso: “Si este proceso pretende ser efectivo como remedio para el racismo, debe discernir cuidadosamente toda la contribución que la figura histórica en cuestión hizo a la vida estadounidense, especialmente en la promoción de los derechos de los pueblos marginados”.

En España, estas circunstancias han generado aún más preocupación después de que otra estatua de Junípero en Palma de Mallorca fuera atacada este lunes, apareciendo con una pintada que ponía: “Racista”. Con este panorama, la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya aseguró que quiere “mejorar el conocimiento en Estados Unidos del legado español en el país”.

Comentarios