El Gobierno Vasco esta ultimando una orden, que entrará en vigor esta misma semana, que establecerá que los locales de ocio nocturno, incluidas las discotecas, deberán cerrar como máximo a la una y media de la madrugada y prohibirá consumir en el exterior de locales hosteleros a partir de las doce de la noche salvo sentados en terrazas. También, entre otras medidas, se prohibirá toda actividad en las lonjas juveniles.

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Nekane Murga, ha anunciado en rueda de prensa estas medidas –que ha señalado estarán ya en vigor este próximo fin de semana– después de que a lo largo de la mañana haya asistido a la reunión de la comisión de seguimiento del covid-19 que, presidida por el lehendakari, ha analizado la situación epidemiológica en Euskadi.

El encuentro se ha celebrado en Lehendakaritza y en el mismo han estado también presentes la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, y el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno y portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, así como el viceconsejero de Salud, el Director de Salud Pública, y el coordinador del Plan de Vigilancia estrecha.

Murga, que ha subrayado que en las últimas semanas y en vista de la evolución de la enfermedad el Departamento de Salud y Osakidetza han reforzado los dispositivos de “vigilancia y rastreo”, ha incidido en que se siguen realizando entre 4.000 y 5.000 pruebas PCR de tal forma que “ya se ha hecho prueba de detección al 14% de la población desde el inicio de la crisis”.

Tras reiterar que el uso de mascarillas es una medida absolutamente necesaria, ha insistido en que cualquier actividad que promueva agrupaciones de personas sin distancia de seguridad “puede ser el origen de un nuevo foco en Euskadi”.

Por ello, y tras reconocer que los datos de los últimos datos “siguen preocupando y ocupando”, ha defendido que “no se puede demorar por más tiempo la adopción de una serie de medidas que pueden reducir el riesgo de transmisión”.

Según ha anunciado, la orden que publicará su Departamento esta semana afectará a distintos ámbitos y en lo referido al ocio nocturno obligará a los establecimientos a no poder cerrar más tarde de la una y media de la madrugada, ni a abrir antes de las seis de la madrugada, incluidas las discotecas.

Este tipo de locales tendrán un aforo máximo del 60% y continuarán sin pista de baile y con mesas. “Creemos que con esta reducción del horario el tiempo de permanencia en el local será menor y con él el riesgo de contagio”, ha justificado.

Asimismo, la orden recoge que en el exterior de los establecimiento de hostelería, a partir de las 12 de la noche solo se podrá consumir sentado y en terraza, mientras que en los locales con “espacios diáfanos” en su interior para más de 100 personas, el aforo máximo no podrán superar el 80% y los asistentes no podrán superar las agrupaciones en mesa de más de 10 personas.

Se trata de una medida que afecta a establecimientos que acojan bodas, bautizos, comuniones, así como locales con grandes comedores como cerveceras o sidrerías. Además, como norma general, en todos los establecimientos se deberá asegurar una distancia física de metro y medio entre las mesas.

Por otro lado, ha aclarado que se podrá seguir consumiendo en el interior de los locales en la barra y ha resaltado que “si se respeta la norma de mantener la distancia de 1.5 metros entre personas se garantiza que no haya transmisión”.

VELATORIOS Y ENTIERROS

La Orden también recoge limitaciones para los velatorios y entierros. En el caso de los primeros se establecerá un límite máximo de 60 personas, sean o no convivientes, y se limitará el aforo al 60% en espacios cerrados. En ningún caso podrá asistir un número mayor, aunque fuera “de forma no simultánea”. En el caso de los entierros, la limitación también será de 60 personas.

Otras de los campos que establece la orden es la prohibición de “toda actividad en lonjas y locales similares”, así como de romerías, exhibiciones de música o bailes en espacios abiertos “sin localidad asignada”.

Respecto a las mascarillas, no serán obligatorias en el puesto de trabajo si los trabajadores permanecen sentados, aunque se la deberán poner siempre que “compartan espacios comunes, circulen por los pasillos o asistan a reuniones”.

Por otro lado, Murga, que ha pedido colaboración ciudadana para ayudar a los hosteleros a aplicar las medidas implantadas, ha anunciado que en los municipios de Bergara y Tolosa se dejaran de aplicar las medidas restrictivas que se habían establecido una vez se publique la Orden, aunque se mantendrán en Eibar, Ermua y Zarautz.

En este sentido, ha destacado que los focos de estos tres municipios se encuentran en una fase de “mantenimiento y descenso”, de tal forma que, dentro de la complejidad que han representado, “estamos satisfechos”. “Tenemos algunos focos en otras localidades en los que trabajamos pero que no abarcan la complejidad de estos”, ha añadido.

Respecto a casos concretos, como los tres positivos aparecidos días atrás en la planta de Michelín de Vitoria, Murga no lo ha considerado un foco preocupante al no haber generado “un contagio generalizado”. Por otro lado, y referencia a la discoteca de Bilbao en la que se registraron la pasada semana una treintena de positivos, la consejera ha anunciado que la cifra de infectados asciende ya a 50.

REGISTRO DE CLIENTES

Cuestionada por la posibilidad de establecer un registro de clientes obligatorio en restaurantes, bares o peluquerías, tal y como han establecido en algunas Comunidades, Murga ha afirmado que la creación de bases de datos es de gran “complejidad” tanto para realizarlo como para custodiarlo, por lo que lo ha calificado de “poco viable”.

Por último, ha reconocido que en torno a un 20% de los casos descubiertos no se logra identificar el origen de la infección, mientras que un 50% serían casos originados en contactos. “Estamos en unos niveles de epidemia que podemos controlar”, ha finalizado.

Comentarios