El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha constatado que, aunque la incidencia de la pandemia en la Comunidad en relación a otras zonas de España y a la media estatal es “menos mala”, la evolución registrada en los últimos días “no es buena” y ha advertido de que, si se mantiene, habrá un aumento en la hospitalización y en los fallecimientos.

Al término de la reunión semanal de su Ejecutivo, ha repasado la situación epidemiológica con el foco en los municipios con cierre perimetral –como la capital ourensana y otros municipios de la provincia–, y en otras localidades como Santiago de Compostela con incidencia acumulada elevada y superior a la media gallega.

Asimismo, ha recordado que, si hace unas semanas se advertía de “comportamientos aislados irresponsables”, ahora no solo lamenta que “sigan” sino que también puede constatar una evolución “negativa”.

Por eso, tras advertir de que, si no cambia la evolución, habrá un aumento de hospitalizaciones y fallecimientos en la Comunidad, Feijóo ha abogado por decir sin “cortapisas” ni “vocabulario eufemístico” que “los comportamientos irresponsables producen muertes”. Por contra, ha subrayado que cumplir las medidas de seguridad “salvan vidas”.

El presidente ha puesto el foco en las fiestas universitarias (con el de la capital gallega como caso especialmente significativo) y en los jóvenes, a los que ha recalcado el mensaje de que un comportamiento irresponsable puede tener “consecuencias dramáticas”.

PRESERVAR “LA SALUD Y LA VIDA” DE SUS PADRES Y ABUELOS

De hecho, preguntado por si lo que está fallando para la evolución del covid en Galicia es la actitud de los jóvenes, Feijóo, quien previamente había puesto el foco en las fiestas universitarias, ha incidido en que las condiciones físicas de este colectivo pueden favorecer que la enfermedad se pase de forma asintomática o con carácter leve, lo que provoca “la sensación” de que no se contagia.

Sin embargo, ha apelado a extremar la prudencia y ha recordado que “la prioridad” de los jóvenes es preservar “la salud y la vida” de sus padres y abuelos, para los que podría tener consecuencias fatales sufrir el virus. “Es imprescindible recordarlo”, ha zanjado

“TODAS LAS OPERACIONES DEBERÍAN PODER HACERSE”

Preguntado acerca de si la evolución negativa podría contribuir a que haya que aplazar o cambiar actividad sanitaria programada si aumentan las hospitalizaciones, Feijóo ha recalcado que la situación autonómica sigue siendo “mejor” que la media de España en lo que respecta a los ingresos en planta y UCI.

“Es cierto que hay algunas cuestiones adicionales, pero todas las intervenciones programadas, salvo que el paciente considere que pueden esperar, deberían poder hacerse”, ha esgrimido, para concluir que, aunque haya hospitales en las localizaciones con mayor incidencia que puedan tener “más presión asistencial”, por el momento hay camas y dotación quirúrgica suficiente para la atención habitual.