El fin de semana será soleado, con pocas nubes, aunque con frío, hasta que el domingo se aproxime una borrasca que dejará lluvias en buena parte del país y vientos fuertes durante la próxima semana, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo ha señalado que las temperaturas de la pasada madrugada eran más que de 16 de octubre de 16 de diciembre pues como estaba previsto la noche ha sido muy fría.

En concreto, ha apuntado que se ha llegado a bajar de 9ºC en cotas altas de Pirineos e incluso se ha llegado a -5,5ºC en zonas favorables a las heladas de la meseta norte, como en Cuéllar (Segovia) y cerca de ese valor se quedaron también en Sanabria (Zamora) o Almazán (Soria), donde se quedaron en torno a -5ºC. “Se han registrado heladas en alrededor de 130 estaciones de la red meteorológica, que cuenta con unas 800”, ha destacado Del Campo para ilustrar que las heladas han sido “bastante extensas”.

Las temperaturas nocturnas estuvieron entre cinco y diez grados por debajo de lo normal en buena parte de Castilla y León, este y norte de Castilla-La Mancha y amplias zonas de Aragón y de Cataluña, con valores más propios del mes de diciembre.

No obstante, ha adelantado que el frío se irá suavizando porque una borrasca que se ubicará al oeste de la Península impulsará vientos del sur, aunque también precipitaciones.

Durante el fin de semana se podrá hablar de temperaturas bajas durante la madrugada, ya que el portavoz espera que este sábado haya heladas en las dos mesetas, especialmente en su parte oriental, en Aragón y en puntos de Navarra, La, Rioja y País Vasco. Ya el domingo seguirán subiendo las temperaturas de modo que solo prevé heladas en zonas altas de montaña.

Aún así, los valores mínimos seguirán siendo bajos para la época, entre 3 y 5 grados centígrados por debajo de lo normal en el centro y en el norte de la península.

Las temperaturas máximas también subirán durante el fin de semana e incluso, el portavoz destaca que se podrá hablar de un ambiente “tibio, templado, especialmente el domingo”, cuando se alcanzarán los 22 o 24ºC cuando se llegará a los veintidós a veinticuatro grados en la cornisa cantábrica e incluso a 28 o 30ºC el domingo y el lunes en el valle del Guadalquivir.

“Será un domingo de mucho contraste de temperatura entre la noche y el día”, ha avisado el portavoz de la AEMET que añade que esto sucede cuando hay cielos poco nubosos o despejados en estas fechas, como será el caso.

En ese sentido, ha añadido que las lluvias serán escasas el fin de semana y que apenas podría haber alguna lluvia débil y dispersa en puntos de Galicia en zonas del Cantábrico y litoral catalán que, en general, serán “poco significativas”.

No obstante, sí espera lluvias más intensas e incluso localmente fuertes incluso en el archipiélago canario, especialmente en las islas occidentales.

De cara a la próxima semana, ha pronosticado que se espera un cambio de tiempo con la llegada de una nueva área de bajas presiones bastante profunda y que esta vez sí, se aproximará más a España a la que afectarán sus frentes asociados con lluvias que se extenderán por casi todo el país de oeste a este.

El lunes a partir del mediodía comenzará a llover en Galicia, oeste de Asturias y de Castilla y León, y podrá hacerlo también en el norte de Extremadura y la parte más occidental de Andalucía.

Asimismo, ha añadido que a lo largo del martes y el miércoles las precipitaciones se extenderán a buena parte de la Península y que serán abundantes, localmente fuertes o persistentes en el sur de los grandes sistemas montañosos que, según precisa el portavoz, en estas situaciones actúan como barreras y retienen las nubes que llegan impulsadas por los vientos del sur, lo que provoca precipitaciones persistentes en esas zonas.

De este modo, precisa que las lluvias más intensas el martes y el miércoles se darán en el oeste de Galicia, en las Rías Bajas, en la Cordillera Cantábrica, Pirineos y sistema Central, en concreto en el norte y en el sur de Castilla y León, así como en el norte de Madrid, norte de Aragón y de Cataluña. Del Campo ha agregado que también seguirán las lluvias y los chubascos en Canarias pero con precipitaciones menos intensas el martes y miércoles.

En definitiva, el portavoz ve que las lluvias afectarán menos al sureste peninsular, en las provincias de Valencia, Alicante, Murcia y Almería así como en Baleares, donde sin embargo no se descarta alguna lluvia débil.

Por otro lado, se ha referido a los vientos asociados a esta borrasca “bastante profunda” ya que provocarán rachas de vientos fuertes o muy fuertes, es decir, de más de 70 e incluso de 80 kilómetros por hora en amplias zonas de la Península, sobre todo en puntos elevados en áreas de montaña.

Las temperaturas subirán, por los vientos del sur y por el aumento de la nubosidad y seguirán ascendiendo el lunes y martes, de modo que desaparecerán las heladas y también la nieve, ya que la cota estará más alta que las montañas españolas por lo que las precipitaciones serán en forma líquida.

“Desaparecerá la nieve acumulada de jornadas anteriores”, prevé, aunque el martes y miércoles espera que las temperaturas diurnas vuelvan a bajar y ese descenso se irá extendiendo de oeste a este a partir de la segunda mitad de la semana.

Por último, ha adelantado que de cara al fin de semana las precipitaciones tenderán a remitir y las temperaturas no experimentarán grandes cambios, de manera que se espera un ambiente más cálido de lo normal en el Mediterráneo mientras en el resto tendrán temperaturas “más o menos normales” para esta época del año, con vientos del sur y del suroeste. En Canarias el fin de semana podrían seguir las lluvias, pero serán menos intensas que los días anteriores.