afrodisiacos

Una de las apuestas en estos últimos años ha sido la de hacer todo lo posible por mejorar las relaciones íntimas. Por eso, no hay duda de que algunos productos, como los afrodisíacos, han tomado un lugar importante en nuestra sociedad. El problema de muchos de ellos es que, al ser químicos, no cuentan con el beneplácito de todos. Sin embargo, aquellos que son naturales, han sabido ganar terreno.

La cuestión a la que muchas personas desean darle respuesta es si este tipo de estimulantes naturales son en realidad efectivos. En España, por ejemplo, uno de cada cinco hombres sufren de disfunción eréctil. Este problema se agrava aún más cuando no sabemos a qué tratamiento debemos acudir cuando ocurre. Lo primero, sin duda, siempre es consultar con un especialista o nuestro médico de confianza.

A raíz de esto, cada vez son más los hombres y mujeres preocupados por su salud sexual. En la mente de todos, se repite una pregunta en especial: ¿Funcionan de verdad los afrodisíacos naturales?

No solo los hombres, problemas sexuales en la población

problemas sexuales

Los problemas sexuales no solo se reducen a la población masculina. El 12% de las mujeres también puede sufrir algún tipo de alteración sexual a lo largo de su vida. Uno de los más comunes, por ejemplo, es la falta de deseo sexual. Este se asocia con trastornos de la excitación y problemas más profundos, como la anorgasmia.

Por eso, es lógico que, desde las sociedades antiguas, se hayan venido usando remedios y medicamentos para conseguir que el sexo sea saludable y, sobre todo, satisfactorio.

Los afrodisíacos han tenido mucho que ver en tal desarrollo. De hecho, su nombre tiene su origen en la diosa griega Afrodita, pues consiguen despertar el deseo sexual y aumentar el placer. Cuentan, por tanto, con una larga historia. Sin embargo, existe poca investigación científica asociada a este tema. ¿Son realmente efectivos?

Ginseng, de los afrodisíacos naturales que sí funcionan

gingseng afrodisiacos

Entre los afrodisíacos naturales que mejor funcionan encontramos el gingseng. Es todo un clásico de venta en los herbolarios y, sobre todo, muy habitual en la ancestral medicina china debido a sus múltiples propiedades.

La que más destaca es su capacidad para aliviar los problemas de disfunción eréctil. Por eso, se han realizado varios estudios en los que se compara esta raíz y el placebo en aquellos pacientes que sufren de dicho problema sexual. Los resultados conducen a afirmar que sí existe un efecto positivo en la erección.

Esos estudios también demuestran que el efecto conseguido en las mujeres es más limitado. Sin embargo, la variedad roja coreana sí es capaz de aumentar la excitación sexual en mujeres que se encuentran en la menopausia.

Maca, menos conocido pero igual de efectivo

maca

La maca es otra planta herbácea que, en esta ocasión, procede de los Andes peruanos. También cuenta con unas potentes raíces que los antiguos pobladores usaban para aumentar el deseo sexual y contribuir a mejorar la fertilidad.

De acuerdo a varios estudios realizados sobre la misma, parece que la planta aumenta el desempeño sexual de las mujeres, sobre todo aquellas que se encuentran en la menopausia, además, también ayuda a los hombres.

En este caso, el problema que mejor solventa es el de la disfunción eréctil. A pesar de ello, la comunidad científica reconoce que aún faltan más estudios para delimitar por completo sus propiedades. Su ingesta es segura, pues no tiene efectos secundarios.

Gingko, afrodisíacos naturales similares a la viagra

gingko afrodisiacos

Este árbol, el gingko, también es uno de los mejores afrodisíacos naturales. Es un especímen único en todo el mundo y también un ejemplo de fósil viviente. Se lleva usando muchos años en China como medicina para combatir la depresión, así como para fortalecer la función sexual.

El extracto de sus hojas es rico en flavonoides, por lo que tiene la capacidad de mejorar la circulación. Esta es la razón por la que podría funcionar como una especie de viagra natural.

Sin embargo, en este caso la investigación no llega a ser concluyente. El gingko puede interactuar con determinados medicamentos, como el Xanax, medicamentos contra la diabetes, para la depresión y con el ibuprofeno. Por eso, se aconseja tener precaución a la hora de tomarlo, ya que podría aumentar el riesgo de sangrar.

Mitos en los afrodisíacos, no todos funcionan

mitos afrodisiacos

No todos los afrodisíacos naturales, sin embargo, son efectivos. Aunque hay bastantes que sí funcionan, otros se han convertido en todo un mito. Es el caso, por ejemplo, de las ostras. Consumirlas con este fin no merece la pena. Se supone que consiguen ese efecto debido a que son ricas en zinc, elemento esencial a la hora de producir testosterona. Además, son ricas en serotonina y aminoácidos, elementos que se vinculan con el placer. No obstante, la investigación no consigue relacionarlas con el impulso sexual.

Otro de esos alimentos que llevan a confusión es el ñame silvestre. Cuenta con una sustancia química, conocida como diosgenina, usada en laboratorios para sintetizar algunos esteroides, como el estrógeno. Es conocida en la medicina alternativa para ayudar a aliviar síntomas de la menopausia y aumentar el deseo sexual. No obstante, no hay estudios que lo confirmen.

Se conoce también como batata y se ha empleado para tratar los problemas gastrointestinales. Sin embargo, no funciona para ayudar a aumentar el deseo. Según varios estudios, no se encuentran mejorías sexuales en las personas que lo han tomado.

¿Qué hay del chocolate?

chocolate

Otro de los mitos más arraigados es el de usar el chocolate como uno de los afrodisíacos más potentes. La razón es que el dulce que se obtiene del cacao se considera, de forma tradicional, como una buena ayuda para aumentar el deseo sexual. La realidad, no obstante, es que estas propiedades son inexistentes.

El chocolate sí contiene algunos componentes que aumentan la serotonina en nuestro cerebro, relacionada con el aumento de la líbido y el placer. Sin embargo, según las investigaciones, no hay diferencias en el desempeño sexual entre las personas que lo consumen y las que no.

Aunque al hacer dichas comparaciones no existió diferencia en este campo, sí produce otros beneficios. Por ejemplo, es capaz de mejorar nuestra salud cardíaca y también potencia la memoria.

Comentarios