La Consellería de Cultura, Educación e Universidade ha desvelado sus planes de refuerzo ante la COVID-19. La administración gallega contratará un total de 847 docentes de secundaria para poder cumplir con los desdobles, el distanciamiento de alumnos y las diferentes medidas de adaptación en los institutos, de cara al inicio del curso de la próxima semana.

Así lo ha anunciado este miércoles el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, en una rueda de prensa posterior a la reunión del comité clínico que, entre otras cuestiones, ha actualizado el protocolos de vuelta a las aulas y ha aprobado dos nuevos documentos específicos para comedores escolares y atención a la diversidad.

La “principal medida” del Gobierno gallego, en palabras del propio Rodríguez, es la contratación de profesorado. En suma, el refuerzo docente este curso ascendería a 1.890 profesores en todos los niveles educativos que, a nivel global, supone un aumento del 6,2 por ciento este curso.

En ESO, Bachillerato y FP, se contratarán 260 por incremento de la oferta educativa y 847 para cumplir con las directrices de seguridad relacionadas con la pandemia. En Infantil y Primaria, por su parte, ya se incorporaron la semana pasada los 240 nuevos docentes para el desdoble de aulas, así como 543 nuevos profesores de apoyo –221 para primaria y 322 para ESO– contratados a través del programa de refuerzo educativo Arco.

“Es obvio que aquí hay un enorme esfuerzo de los profesionales y presupuestario de la sociedad gallega para poder hacer frente a esta situación”, ha señalado Rodríguez, quien ha agradecido “el trabajo intenso, constante y duro” que están llevando a cabo los equipos directivos y los servicios de inspección, “evaluando centro a centro y aula a aula” para conseguir espacios con garantías sanitarias.

La incorporación de estos docentes será “inmediata” y ya han comenzado los llamamientos, por lo que estarán incorporados la próxima semana en sus respectivos centros. Unos 360 centros conocen las cifras definitivas en estos momentos y el viernes se adjudicarán ya los destinos finales, para que puedan ordenar los horarios y planificar la actividad.

MAMPARAS, PARA CASOS “CONCRETOS”

El comité clínico también ha aprobado la modificación de las instrucciones de seguridad y de salud para los centros educativos aprobadas el pasado 31 de agosto, para incluir la posibilidad de optar por la formación semipresencial a partir de bachillerato y la autorización para reducir la distancia entre alumnos por debajo de los 1,5 metros si se instalan mamparas en el aula, además de actualizar diversos aforos que se contemplaban en la resolución conjunta.

Rodríguez ha insistido en que estas medidas se dedicarán a “dar solución a problemáticas específicas” y problemas para realizar desdobles debido a las dimensiones de los espacios, y cuentan con el aval de los expertos del comité clínico.

En este sentido, se está preparando la dotación de mamparas protectoras para los casos concretos en los que se necesite y un plan de contingencia orientado a la enseñanza no presencial, que se presentará “de modo inmediato”.

DOS NUEVOS PROTOCOLOS

El comité clínico también ha aprobado dos nuevos protocolos que desarrollan cuestiones y áreas específicas de las instrucciones de inicio de curso. Uno de ellos se refiere a la atención a la diversidad, con 20 medidas que facilitarán el retorno a las aulas de los alumnos con necesidades especiales “con las máximas garantías” y que recoge las aportaciones de una treintena de entidades del sector.

Finalmente, se ha valorado el protocolo de comedores escolares, “una demanda de los colectivos de padres y madres” y que incluye medidas ya conocida, como el asiento fijo durante todo el curso o la distancia de seguridad además de otras cuestiones desde la perspectiva sanitaria para garantizar el servicio “con normalidad”.

Comentarios