garzon

El baile entre el ministro de Consumo, Alberto Garzón, y las casas de apuestas parece no acabar nunca. El dirigente de Unidas Podemos ha insistido en que retomará cuanto antes la ley con la que pretende limitar la publicidad de este tipo de negocios, pero ha asegurado que lo hará de forma “paulatina”, poco a poco, por miedo a que le denuncien y salga perdiendo en los juzgados. Garzón ya anunció que iba a prohibir directamente que las casas de apuestas se publicitaran a horas que no fueran de madrugada. Después dio marcha atrás y ahora quiere retomar el asunto.

Garzón tiene claro que quiere hacerlo, pero no sabe hasta dónde puede llegar con sus prohibiciones. “El decreto se va a parecer más a la prohibición total vigente durante el confinamiento que al borrador de febrero. Pero la publicidad es legal, y cada paso que damos debe estar muy bien sostenido para que no nos lleven a juicio y nos tiren el proyecto entero. Por eso es un avance paulatino”, ha asegurado el ministro de Consumo en una entrevista en el diario 20 minutos.

En un principio, el ministro de Consumo quiso prohibir la publicidad de las casas de apuestas a lo largo del día y permitirlas solo de madrugada. Pero la presión de un lobby que mueve cerca del 40% de los 17.000 millones de euros que se juegan los españoles en internet cada año, según los datos de la Dirección General de Ordenación del Juego, ha sometido al dirigente de Izquierda Unida. Tras una larga negociación, Garzón les permitió anunciarse en las horas puntas del fútbol y se marcó como una pequeña derrota su primer frente de batalla frente a las casas de apuestas.

Eduardo Garzón

Estos son los “disparates” del hermano de Garzón que desatan las mofas en Twitter

  • El hermano del ministro de Consumo ha asegurado que si una empresa no puede pagar 950 euros debe desaparecer.
  • Ahora, tras el confinamiento y con un país que poco a poco vuelve a la normalidad, Garzón quiere retomar el asunto y pasar al segundo asalto, pero lo quiere hacer con calma y asegurándose de que no le puedan denunciar y obligarle así a volver al punto de partida. El lobby de las casas de apuestas es fuerte y sabe que para abordar limitaciones que supondrán pérdidas no solo para estas empresas, sino para aquellas donde invierten en publicidad debe hacerlo con tranquilidad.

    El propio lobby se ha mostrado favorable a modificar la regulación de las casas de apuestas. “Sobre la regulación específica en materia de publicidad del juego online, Jdigital ha compartido en reiteradas ocasiones su consenso a favor de que se regule la publicidad en este sector, con un desarrollo legislativo equilibrado y equitativo”, avisaron a principios de año desde JuegoESresponsable, un lobby al que pertenecen casas de apuestas como William Hill, Betfair, Bwin o Bet365.

    Pero los pasos que se dieron no fueron en beneficio de nadie, pues Garzón tuvo una derrota mediática ante las casas de apuestas y éstas se quedaron con la idea de que el ministro de Consumo volvería a la carga para retomar el coto a la publicidad. Y así lo está haciendo. “¿Estudian acabar con el permiso para anunciar apuestas en los partidos a partir de las 20.00?”, le han preguntado desde el 20 minutos. “Vamos a esperar, pero este tiempo de estado de alarma nos ha dado un soporte jurídico para avanzar más rápido”, ha contestado el ministro.

    La diferencia ahora es que Garzón quiere reforzar el apoyo de la Unión Europea a sus demandas y así evitar una respuesta contundente de un lobby tan poderoso como el de las casas de apuestas. “Hemos vuelto a enviar el proyecto a la UE con las modificaciones, esperemos que nos respondan con urgencia, como hemos solicitado. Pero en estas circunstancias de pandemia somos incapaces de dar una fecha”, ha comentado el ministro de Consumo en la entrevista.
    Desde las casas de apuestas insisten en que ellos están de acuerdo con establecer un marco legal para la publicidad que les indique cómo hacerlo, pero no quieren que esto les suponga unas pérdidas de dinero exageradas. La idea de Garzón, al menos la inicial, era ponerles un coto que prácticamente evitaría que se anunciaran a horas donde se disputaran encuentros deportivos. Y eso no gusta en el lobby. De todas formas, aseguran estar a la espera de cómo será la ley que pretende aprobar Garzón para poder dar una respuesta clara.
    Comentarios