julio iglesias

Cristina y Victoria son las gemelas del mítico cantante Julio Iglesias. El pasado uno de mayo, por fin se pudieron despixelar sus caras al cumplir la mayoría de edad. Las pequeñas rubias casi alcanzan a su padre en seguidores. Las cuentas de Instagram de las ya no tan niñas no tienen que envidiar a la de Julio Iglesias. Cristina tiene 113.000 seguidores; su hermana Victoria 107.000 frente a los 186.000 del reconocido cantante a nivel mundial.

El secreto para esa cantidad de seguidores en el poco tiempo que llevan con sus cuentas abiertas son sus hermanos, Enrique Iglesias y Tamara Falcó, quienes les han dado un pequeño empujoncito a las cuentas de sus hermanas pidiendo que se las siguiese.

La lujosa vida de las gemelas se ve en sus redes. Las fotografías de ambas son difíciles de diferenciar debido a su gran parecido, tanto en gustos como en físico. Cristina y Victoria son amantes de los animales, de la moda y del calor.

En casi todas las instantáneas se las puede ver tomando el sol en playas paradisíacas, en hoteles de lujo o sobrevolando el cielo en el jet privado de Julio Iglesias de una punta a otra del mundo para acudir a desfiles de moda y celebraciones de la alta aristocracia. Como al cumpleaños de la heredera de los lápices Faber-Castell.

La puesta de largo de las dos futuras caras mediáticas de los Iglesias fue en Paris en el Le Bal de los Débutants, en el Hotel Sangri-La. A dicho evento asistieron todos los hijos de las familias más pudientes del mundo este sábado y lo hicieron acompañadas de los condes argentinos Nicolás e Iván de Poligny.

CRISTINA Y VICTORIA

Las dos hijas de Julio Iglesias y de Miranda Rijnsburger son un fiel calco de su madre. Rubias, estilizadas, amantes de la moda y con ganas de comerse el mundo. Pese a que las jóvenes son fieles seguidoras de la música de Julio Iglesias, sus gustos son algo diferentes. Las chicas han reconocido escuchar música diferente a la de su padre. Adoran a Beyoncé, Justin Bieber o a su ex, Selena Gómez y cómo no, son las fans número uno de su querido hermano, Enrique Iglesias.

Adoran los caballos y a todos los animales. Se suelen mover en el jet de su padre con alguna mascota de la que no se suelen separar en el tiempo que están fuera de Miami, donde residen. Los dos condes con los que acudieron a su puesta de largo en Francia son jugadores de polo, por lo que lo de hermanos y gustos va de la mano en esta ocasión.

PUESTA DE LARGO DE LAS HIJAS DE JULIO IGLESIAS

julio iglesias

La puesta de largo de las hijas de Julio Iglesias tuvo lugar en Francia en uno de los eventos más exclusivos a los que pueden ser invitados los hijos de los rostros más conocidos y con más poder adquisitivo del mundo. Ellos van en avión, las distancias no son un problema para pasar un rato en Madrid o volverse a Miami a montar a caballo.

El dinero no es algo que las pequeñas hayan tenido que tener en cuenta nunca en toda su vida. Viven rodeadas de lujos y caprichos por doquier y en lo que respecta al vestido a elegir para esa noche tan importante no iba a ser para reparar en gastos. Los trajes fueron del diseñador Elie Saab. El libanés tiene en su firma trajes que cuadriplican el sueldo de una persona normal en un mes. Además, portaron las joyas de la firma Harakh.

En mayo, tras cumplir la mayoría de edad, se tiraron a la alfombra roja en la gala MET de Nueva York, cosa de la que la mujer de Julio Iglesias estaría orgullosa al ver que sus pequeñas se están haciendo mayores entre focos y diseños carísimos junto a modelos más veteranas a nivel internacional.

MADRE E HIJAS MODELOS

La famosa modelo Miranda Rijnsburger lleva con Julio Iglesias más de treinta años, aunque parezca que ha hecho un pacto con el diablo, ya que su figura continúa como cuando modelaba, pese al tiempo que ha pasado y a los hijos que ha tenido.

Son varios los hijos que siguen los pasos de su madre o a los que les aficiona el modelaje. A la exmodelo se la ha visto en pasarelas junto a su hijo mayor y a su novia viendo los desfiles de Agatha Ruíz de la Prada. En esta ocasión, son las dos gemelas las que ansían seguir su estela.

Las niñas debutaron en la pasarela gracias a un pequeño empujón de su madre y de la editora Anna Wintour de la revista Vogue. Ella fue quien las incluyó como modelos profesionales en la gala del MET de Nueva York. Y lo hizo tan solo cinco días después de que Victoria y Cristina cumplieran la mayoría de edad.

VESTIDOS DE LAS NIÑAS DE JULIO IGLESIAS

El vestido escogido en esa ocasión tan especial e inolvidable para ellas fue del fallecido diseñador amigo de la familia, Oscar de la Renta. Como todas buenas gemelas fueron vestidas exactamente igual con la diferencia de los colores. Lucieron dos trajes llenos de plumas con un hombro al descubierto, uno en tono rosa y el otro en color celeste. Tanto los vestidos como los complementos y el peinado eran el mismo. Eso hacía que el parecido de las hijas de Julio Iglesias se intensificase aún más.

Al tener como maestra a su madre, las niñas vienen pisando fuerte en las alfombras rojas. Y las llamarán en más ocasiones en distintos eventos de moda. En sus cuentas de Instagram las puedes ver haciendo sus pinitos como modelos, luciendo distintos biquinis, sombreros, joyas o incluso montando coches. Cualquier momento es bueno para tomarse una buena diapositiva. El objetivo es que consiga darles más likes y más publicidad a estas nuevas figuras del modelaje de las que, de seguro, se seguirá hablando.

Por el momento, se sabe que ya han bailado a medianoche con los dos condes argentinos provenientes de familias francesas. Con lo que de seguro harán una bellísima pareja de ricos.

Comentarios