miércoles, 2 diciembre 2020 16:58

El Gobierno se gasta cinco millones en meter inmigrantes ilegales en hoteles

El exceso de pateras y cayucos que ha recibido Canarias y, en particular, la isla de Gran Canaria a través del muelle de Arguineguín, ha sobrepasado las capacidades del Ayuntamiento de Mogán, localidad donde se encuentra este puerto. Ante la incapacidad de alojar a todos los inmigrantes en espacios públicos, desde septiembre el Gobierno central a través del ministerio de Migraciones ha pagado hoteles para alojar a los migrantes como solución temporal.

Solución temporal que, no obstante, ha continuado en el tiempo hasta ahora. Con 10.000 migrantes recibidos en lo que va de año, Canarias tiene todas las papeletas para superar este año la crisis de los cayucos de 2006, convirtiéndose en el segundo año con más llegadas de todo el siglo.

De esta forma, se puede hacer un cálculo aproximado de la cuantía que esto supone para las arcas públicas. A finales de septiembre había alojados en completos turísticos hasta 1.100 inmigrantes, mientras que a últimos de este mes de octubre, habría hasta 2.300 acogidos en hoteles.

Además, según explica el alcalde de la localidad de Santiago del Teide (Tenerife), Emilio Navarro (PP), a cada inmigrante se la da una paga de 10 euros diarios “para sus gastos”, junto a una dieta especial ya que “no comen cerdo”.

Con todo ello, el gasto por día de alojamiento para cada inmigrante ronda los 50 euros, según ha detallado a Moncloa.com la alcaldesa de Mogán doña Onalia Bueno. Así, el cálculo aproximado resultaría en unos 5.100.000 millones de euros por dos meses, cifra que seguirá subiendo mientras los ministros Marlaska (Interior) y Escrivá (Migraciones) no pongan solución a este ‘boom‘ migratorio.

ALCALDE ADVIERTE DE EFECTO LLAMADA

El alcalde de Santiago del Teide, Tenerife, opinó este lunes en una cadena de radio sobre los riesgos que comporta alojar a inmigrantes en estos complejos: “Alojar a inmigrantes en los hoteles no es la mejor imagen para nuestro turismo y además crea un afecto llamada”, censuró Emilio Navarro (PP).

Así, el alcalde popular denunció que esta medida supone “un gasto para el Estado, cuando se le dan 10 euros diarios para sus gastos y una dieta especial porque no comen cerdo”.

En cuanto a soluciones posibles, este alcalde se adhiere a la línea seguida por ayuntamientos como el de Las Palmas de Gran Canaria o el de Mogán, al instar al Gobierno a repartir a los inmigrantes por la península: “El Gobierno tiene que trasladarlos a la Península, donde los centros de acogidas están al 55% de nivel de ocupación”, pidió desde Onda Tenerife.