La delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, ha advertido este jueves a presuntos los autores del intento de motín en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) que “no quedarán impunes” tras un suceso que se ha saldado con 33 migrantes detenidos y 21 agentes heridos (once de la Guardia Civil, cuatro de la Policía Nacional, cinco vigilantes del CETI y uno de la Policía Local).

En rueda de prensa, Sabrina Moh ha declarado que “no vamos a permitir ninguna medida de presión, ni acto violento, ni falta de respeto o actitudes incívicas” tras la protesta de cientos de migrantes que pedían su salida a la península por temor al coronavirus, después de producirse cuatro casos de Covid-19 entre los más de 1.350 acogidos en esta instalación dependiente del Ministerio de Inclusión, Migraciones y Seguridad Social.

En esta cuestión vamos a ser inflexibles y quiero advertir a todos aquellos que atenten contra nuestras leyes o nuestras normas, que no van a salir impunes”, ha subrayado la representa del Ejecutivo Central.

La máxima representante del Gobierno de la Nación en la ciudad española del norte de África ha mandado un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía melillense: “El Estado de Derecho es fuerte y nada ni nadie lo va a doblegar”, y también un mensaje a aquellos que “piensen en saltarse la ley, en actuar por medios violentos o que contravengan nuestras normas de convivencia”: “Nos van a encontrar enfrente y vamos a usar todas las herramientas que el Estado para que estas actitudes no queden impunes”.

De hecho, tal y como ha informado, en total el miércoles 33 fueron las personas detenidas, a las que se les ha abierto diligencias y que en las próximas horas van a pasar a disposición judicial.

La delegada ha señalado que “al fenómeno migratorio, que Melilla vive en primera persona desde décadas y que es complejo de por sí, se le ha unido la peor pandemia que ha vivido nuestro país en los últimos 50 años y el cierre de las fronteras, tanto la de Melilla con Marruecos, como el cierre de las fronteras de terceros países”. También ha explicado que “está haciendo imposible retornar a sus países de muchos de los residentes que hoy en día hay en el CETI”.

Según ha indicado, es una situación que ha conllevado que el CETI cuente hoy con 1.300 residentes. “Unos 300 menos que cuando se inició la pandemia, pero que sigue siendo una ocupación superior para a la que debería tener”, ha apuntado, dado que su capacidad óptima es de 750.

Dado que se han dado algunos casos de Covid-19 dentro del CETI, ha admitido que estas personas han sido llevadas al centro Covid situado en la calle Polavieja y que “se están realizando pruebas a todas aquellos residentes que han estado expuestos al contagio”.

CUARENTENA EN EL CETI

Por este motivo, ha explicado que las autoridades sanitarias plantearon poner el centro en cuarentena. “La seguridad sanitaria, la integridad de los propios residentes del CETI como de toda la ciudadanía melillense ha llevado a tomar medidas como ésta”, ha recalcado.

Los melillenses, al igual que el resto de los ciudadanos españoles, sabemos lo que es estar confinados durante semanas, porque lo vivimos durante el estado de alarma y sabemos la complejidad de la situación, pero nada justifica ni actuaciones incívicas ni los actos violentos”, ha subrayado, al tiempo que ha hecho hincapié en que “no vamos a tolerar ninguna de esas actitudes ni de esos comportamientos”.

“Los españoles somos un pueblo solidario, cumplimos con todas nuestras obligaciones de respeto a los derechos humanos y acuerdos internacionales y lo hacemos de forma ejemplar”, ha expuesto la delegada. Precisamente por ello, ha manifestado que “no vamos a tolerar que nadie agreda a nuestras instituciones, que nadie agreda a nuestros agentes o que se actué violentamente”. “Y aquel que lo haga que sepa que tendrá que afrontar las consecuencias”, ha apostillado.

Además, ha precisado que no quiere “criminalizar a todos los residentes del CETI porque hay que aclarar que se trata de un grupo los que han protagonizado los altercados”, mientras que “la inmensa mayoría de las personas acogidas en el CETI no han tomado parte de las protestas de ayer”.

21 HERIDOS

Así, Moh ha relatado los hechos recordando que fue el pasado martes cuando un grupo de unas 200 personas pidieron la salida a la península con “protestas que se limitaron a gritos y pancartas”.

Durante la mañana del miércoles, dichas protestas se repitieron, pero, en vista de un clima cada vez más tenso, desde el propio CETI solicitaron presencia policial. Por ello, y “cuando la situación comenzó a violentarse cada vez más, hasta allí se desplazaron 13 patrullas de la Guardia Civil, de la Jefatura Superior de Policía y de la Policía Local”, ha informado..

Sabrina Moh ha manifestado que algunas de las personas que protestaban “empezaron a arrojar piedras y otros objetos contra los agentes e incluso algunos residentes protagonizaron intentos de escapar del centro”.

Como consecuencia de estos hechos, once guardias civiles, cuatro agentes de la Policía Nacional, cinco vigilantes del CETI y un agente de la Policía Local resultaron heridos al ser alcanzados por piedras y fueron atendidos por sanitarios del 061. “Afortunadamente las heridas fueron todas ellas de carácter leve”, ha apuntado.

Igualmente, Moh ha señalado que dos residentes del CETI resultaron heridos leves, “como consecuencia del impacto de piedras lanzadas por las propias personas que protestaban”.