Las nuevas tecnologías han llegado para hacernos la vida más fácil. Son bienvenidas siempre que sirva para echarnos una mano. Y por ejemplo, es todo un alivio saber dónde se encuentran los radares de la Dirección General de Tráfico (DGT). Esos que te saltan por exceso de velocidad y que no gusta recibir una multa en casa por más de 100 euros. Por este motivo, ahora Google Maps puede hacer de copiloto y nos avisa de dónde están.

Sin ir más lejos, la DGT recaudó en 2019 un total de 182,06 millones de euros en multas interpuestas por excesos de velocidad captados por los radares fijos y de tramo. Una cifra un 19,7% inferior con respecto a 2018 (226.763.200 euros). El radar cuyas imágenes supusieron mayor recaudación está en Valencia y el que menos, en Valladolid. Ahora ya puedes evitarlo gracias al gigante Google.

¿Es bueno usarlo?

¿Es bueno usarlo?

Pues como todo en la vida, lo mejor es ponerle sentido común. Tienes que tener en cuenta que muchos de estos radares que marca Google Maps se hacen a través de los comentarios de los otros usuarios. Pinchando en cada uno de ellos, se abrirá una pequeña ventana en la parte inferior con información sobre el radar. En este caso, el tipo de radar y la última vez que un usuario actualizó su ubicación.

Vale que nos avisa de radares de la DGT, pero con una alerta que es difícil de interpretar y demasiado discreta. Realmente Google no declara cuál es su fuente de obtención de la información, pero la base de datos es incompleta y se actualiza con una periodicidad. Así pues, ya sabes que lo mejor es ir cumpliendo las normas de circulación. Y tranquilo, que mejor es perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto.

Comentarios