guardia civil

El pasado septiembre el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, anunció durante la comparecencia ante la Comisión de Interior en el Congreso de los Diputados que en noviembre se abonará a policías nacionales y guardias civiles el tercer tramo de la equiparación salarial, un total 247 millones de euros. De cumplirse, se daría por finalizado el acuerdo firmado en 2018 por el Ministerio de Interior con sindicatos de la Policía Nacional y asociaciones de la Guardia Civil. Pérez aseguró que es un “elemento fundamental” en el compromiso con el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, con los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

La subida del sueldo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se hará efectiva en la nómina de noviembre, que se cobrará a final de ese mismo mes. Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía recibirán un aumento lineal de 109,78 euros al mes excepto para la escala de subinspección que será de 114,17 euros, según fuentes del portal noticiasTrabajo.es. Los agentes recibirán los atrasos desde enero de 2020, un total de 1.220,10 euros. En el caso de la escala de subinspector esta cifra será de 1.264 euros. Por su parte, la Guardia Civil verá su salario aumentado en 130 euros mensuales más los atrasos. Esta subida será mayor cuanto más alto sea el rango del agente, confirma noticiasTrabajo.es.

El pago del tercer trimestre estaba previsto para septiembre, sin embargo se ha visto retrasado el desembolso de lo prometido a noviembre. Esta equiparación salarial supondría que Policía Nacional y Guardia Civil cobrasen lo mismo que el resto de policías de las comunidades autónomas.

Desde la Asociación Española de Guardias Civiles están contentos con la noticia del pago del tercer tramo de la equiparación salarial y reconocen que, después de muchos años en los que los políticos han mostrado una absoluta dejadez con este tema, al final se han dado cuenta de que esta situación no se podía mantener: “llevamos reivindicando la equiparación salarial desde hace más de 15 años, pero siempre había caído en saco roto” han declarado desde la AEGC. No obstante han afirmado que estos logros no han sido obra de la clase política y que si hubiese sido por ellos no les hubiesen dado “ni un duro”: “sin las manifestaciones y el apoyo de la ciudadanía esto no habría sido posible” han sentenciado. “Estamos contentos porque ha sido una conquista nuestra y de la Policía Nacional. Sin la presión que hemos ejercido nunca se habría alcanzado una equiparación salarial real” han declarado desde la asociación.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles también se ha mostrado muy satisfecha con la decisión del Gobierno y han reconocido estar contentos con las reivindicaciones que han alcanzado.

Fin a las discrepancias provocadas por el cese de Pérez de los Cobos

Estas afirmaciones distan mucho de las de los últimos tiempos. El pasado mes de mayo Marlaska destituía al coronel Diego Pérez de los Cobos como máximo responsable de la Guardia Civil de la Comunidad de Madrid. Este cese provocó un gran malestar dentro de la benemérita y asociaciones como la Asociación Profesional de la Guardia Civil (Aprog) consideraron la decisión del ministro de “injusta y partidista”. Poco tiempo después de este suceso, el ministro de Interior anunció la fecha en la que se llevaría a cabo la, tan ansiada, equiparación salarial.

Fuentes a las que tuvo acceso Moncloa.com afirmaron en junio que la equiparación salarial no era otra cosa que un soborno por parte del ministro para así acallar las críticas que no hacían más que crecer en el cuerpo policial por la depuración que Marlaska había hecho dentro de la cúpula del cuerpo para colocar a agentes afines a su postura, saltándose incluso el escalafón. De esta forma, adelantando el pago del tercer tramo y el tiempo, provocaría la amnesia del cuerpo de la Guardia Civil. Un tercer pago que, por cierto, se iba a llevar a cabo en verano.