holanda
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro de Holanda, Mark Rutte. Foto: Twitter.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comido este lunes con el primer ministro de Holanda, Mark Rutte, en La Haya. Lo que debía haber sido un encuentro cordial se ha convertido en un intento por parte de Sánchez de convencer a su homólogo holandés de que ceda y permita llegar a un acuerdo en la UE para abordar un plan de rescate que evite hundir la economía de los países más afectados por la crisis. Aún así, Rutte no ha perdido la ocasión de lanzar algún que otro dardo a Sánchez y dejarle claro que la línea de Holanda sigue siendo la más dura. “Vosotros tenéis que encontrar la solución” dentro de España, ha comentado el primer ministro.

“No será fácil”. Con estas palabras ha calificado Rutte la viabilidad de un acuerdo europeo sobre el fondo de reconstrucción para los países más afectados por el coronavirus. El primer ministro Holanda, un país cuyo PIB supone el 4,8% del de la Unión Europea (el quinto de la eurozona), se ha convertido en el dirigente más solicitado por los países del sur. Los presidentes de Italia, España y Portugal ya se han reunido en La Haya con Rutte para lo mismo: convencerle de que suavice su posición y permita llegar a un acuerdo que desbloquee los fondos de reconstrucción.

Pese a que Italia y España tienen un peso considerable en la UE (son la tercera y cuarta economía de la eurozona), el acceso al fondo está completamente condicionado por los países del norte. De los cuales, el dirigente que ha adoptado una posición más dura ha sido Rutte. Y tras reunirse con Sánchez después de haberlo hecho con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y con el presidente portugués Antonio Costa, las consideraciones son las mismas: Holanda no dará dinero fácil a los países más golpeados por la pandemia.

Pere Navarro

Pere Navarro: “Si tiramos atrás Madrid Central haremos el ridículo”

Fue el impulsor del carnet por puntos y uno de los directores de la DGT que más ha reducido la mortalidad en la carretera. Tras unos años alejado de los focos, Pere Navarro volvió en 2018 a coger las riendas de la Dirección General de Tráfico. Y desde entonces, hay menos muertos en la carretera. P...

Pero no solo los países mediterráneos han acudido a Holanda a intentar convencer a Rutte. También el presidente francés, Emmanuel Macron, se pasó por La Haya para intentar seducir al primer ministro holandés de que cediera, pero éste se ha plantado. El dirigente neerlandés se ha hecho fuerte y ha conseguido liderar la coalición de los países “frugales”, aquellos que han decidido no ceder ante la presión de los más golpeados por la pandemia y condicionar un fondo con el que está de acuerdo incluso Alemania. Estos países díscolos son Suecia, Austria, Dinamarca y Holanda. Y quien lidera sus posiciones es el propio Rutte, la piedra en el zapato de la recuperación de la UE.

Los frugales entienden que el haber gestionado mal la pandemia no debería costarles dinero a ellos. Un fondo de reconstrucción de la UE similar a un plan Marshall no es otra cosa que dinero a fondo perdido (al menos gran parte de él), algo que no quieren asumir estos cuatro países suyo peso en la UE es limitado.

“Las conversaciones previas a la reunión #EUCO continúan hoy. Le di la bienvenida a Pedro Sánchez para un almuerzo de trabajo en La Haya hoy. Discutimos los puntos más importantes en la agenda europea del 17 al 18 de julio: el presupuesto de la UE y el fondo de recuperación”, ha detallado Rutte. Y en la rueda de prensa tras dicha comida, Rutte sacó los dardos para lanzarlos una ve más a quienes considera que les quieren tocar el bolsillo.

LA HUMILLANTE DERROTA DE CALVIÑO

A todo esto, Sánchez ha acudido a negociar con Rutte con las manos vacías y con la sensación de que ha pedido mucho poder en la UE. El presidente del Gobierno no ató bien las alianzas y a pesar de tener el apoyo de los grandes países miembros, como el de Alemania y el de Francia, la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ya no liderará el Eurogrupo.

Esto hace que Rutte sea aún más duro con nuestro país, ya que no tiene presencia ejecutiva en puestos clave de la Unión. Al menos en muy pocos. Y es por este motivo por el que Holanda se ha permitido el lujo de aumentar la presión sobre un país cuyas previsiones auguran una caída del 10% del PIB en 2020.

Ahora, Sánchez ha iniciado una nueva ronda de contactos para buscar la forma de que el fondo de reconstrucción beneficie a España lo suficiente como para permitir aplicar todas las medidas y recuperarse en pocos años. Entre tanto, todas las miradas pasan por seducir a Rutte y conseguir que suavice sus posiciones y permita sacar adelante un plan que beneficiará a toda Europa.

Comentarios