molino
Un molino de viento de Iberdrola. Foto: Europapress.

Las puertas giratorias han rodeado el Congreso de los Diputados. Muchos políticos, especialmente del PSOE y del PP, han acabado en los consejos de administración de empresas del sector energético tras ejercer como representantes públicos. La vieja Gas Natural Fenosa, renombrada como Naturgy, ha copado su directiva con consejeros socialistas de alto nivel. Al igual que Iberdrola. Son muchos los políticos, desde expresidentes del Gobierno como Felipe González hasta ministros como Narcís Serra, los que han pasado por las cúpulas de las empresas eléctricas. Y Unidas Podemos no ha perdido la ocasión de volver a recordar en plena campaña quiénes han sido los políticos del PP y del PSOE que han pasado por los sillones de las energéticas.

El miembro del consejo de administración de Naturgy con un pasado socialista más conocido es el expresidente Felipe González. El exmandatario abandonó su puesto en la cúpula de la eléctrica en 2014, después de cuatro años percibiendo un salario de 126.500 euros brutos. Según las explicaciones de González, dejaba el trabajo “porque es muy aburrido”. Y aseguró que le “hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las islas Caimán”. El expresidente siempre defendió su derecho a ejercer como consejero de una eléctrica y gasista privada, a pesar de haber sido un representante público. De hecho, cuando abandonó Naturgy aseguró que “no había incompatibilidades”.

Al poco de marcharse González, Naturgy acudió en 2015 de nuevo al Congreso de los Diputados a buscar a algún socialista con experiencia a quien nombrar consejero. Y encontró a la exministra de Ciencia e Innovación entre 2008 y 2011, Cristina Garmendia. La experiencia de la antigua ministra de José Luís Rodríguez Zapatero ya tenía experiencia en el sector privado. La socialista es presidenta de Genetrix y ha sido directiva en varias organizaciones empresariales como Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Garmendia abandonó Naturgy en 2018 para ser nombrada, poco después, consejera de Caixabank.

El recibo de la luz en manos de Podemos: la línea roja del PSOE (y empresas)

El primer asalto para renovar la presidencia por parte de Pedro Sánchez lo ha perdido con estrépito. A los 123 votos socialistas en el Congreso que dieron el "sí", tan solo se unió el diputado del PRC, José María Mazón. El resto, abstenciones y los "noes" previstos. Lo más curioso es que entre esa...

El exministro de Defensa y exvicepresidente del Gobierno Narcís Serra también pasó por los despachos de Naturgy. Serra entró en el consejo de Gas Natural Fenosa en abril de 2008 como vocal dominicial propuesto por el banco CatalunyaCaixa. Pero desde enero de 2009 nueve ya ejerció como consejero a título personal. El exministro de Defensa abandonó su cargo en 2011.

El socialista ya fallecido en 2017 Manuel Marín, expresidente del Congreso de los Diputados y vicepresidente de la Comisión Europea, también pasó tras su etapa como representante público por las manos de una eléctrica. Marín fue presidente de la Fundación Iberdrola, peor no ejerció como consejero, como sí hicieron otros expolíticos socialistas como Braulio Medel. Medel entró en la Junta de Andalucía al poco de que Felipe González arrasara en las elecciones. Y después de eso ha llegado a ser presidente de Unicaja hasta 2016, pero no sin antes pasar por el consejo de administración de Iberdrola en 2006.

Algunos de los exdiputados socialistas que han pasado por las eléctricas tienen un expediente más complicado. Juan Pedro Hernández Moltó, exrepresentante socialista y expresidente de Caja Castilla-La Mancha, fue consejero de Iberdrola Renovables hasta que presentó su dimisión en 2009. Moltó, al margen de su paso por la empresa energética, fue condenado a dos años de cárcel por falsedad en las cuentas de la Caja que presidió durante varios años, quebrada en 2009, mismo año en el que presentó su renuncia en la eléctrica.

Otro de los antiguos miembros de la cúpula de la eléctrica es el exsecretario general de Energía, Víctor Pérez Pita. Su presencia en el Gobierno se remonta a los mandatos de Felipe González. Pero solicitó en 1990 que le relevasen de su cargo para dedicarse a lo que conoce, que en este caso era estar relacionado con las empresas energéticas. Dos años después entró en el Consejo de Administración de Gas Natural.

Esta situación ha sido denunciada por algunos partidos, especialmente por Unidas Podemos. Tras la convocatoria de nuevos comicios generales, el líder de la formación morada ha publicado, de nuevo, una lista en la que aparecen todos los miembros de partidos políticos que han pasado por el consejo de administración de las eléctricas españolas. Una publicación que Iglesias recicla cada campaña.

IBERDROLA Y EL PP

Naturgy tiene especial preferencia por los políticos socialistas. Pero Iberdrola no hace distinciones. La energética ha llamado a diversos políticos del PP para que pasen por su consejo de administración. Entre ellos, el exministro de Interior Ángel Acebes, de quien la empresa ha prescindido a principios de 2019.

Otros de los nombres que aparecen en el histórico de consejeros de la eléctrica es el de Fernando Becker, que fue consejero de Economía y Hacienda en la Junta de Castilla y León. Becker abandonó el consejo de administración de Iberdrola en 2018. Al igual que el exconsejero autonómico, aparece también Ramón de Miguel, que fue secretario de política exterior durante los ocho años de gobierno de José María Aznar. De Miguel fue relevado en 2012.

La ministra Ribera, mano de hierro de Sánchez para la energía

A la espera de que Pedro Sánchez vuelva a ser presidente del Gobierno si recibe los apoyos necesarios, entre bambalinas se perfila el futuro Ejecutivo, con o sin la entrada de Unidas Podemos. En esas quinielas, la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, suena como nombre...

La lista la cierran José Luís Olivas y Santiago Martínez Garrido.Olivas fue expresidente de la Generalitat Valenciana y pasó por el consejo de administración de Iberdrola, pero abandonó su cargo tras dimitir como presidente de Bancaja y vicepresidente de BFA y Bankia. Martínez Garrido fue, en 2002, director del gabinete del entonces ministro de Justicia, José María Michavila. Y pese a que presentó su dimisión del consejo en 2009, actualmente figura dentro de la cúpula de la energética.