motos

La isla de Ibiza duplica la tasa media de motorización europea y el año pasado superó los 1.000 vehículos motorizados por cada 1.000 habitantes, el doble que la media, según se ha destacado en el último Informe del Observatorio de Sostenibilidad de IbizaPreservation.

La entidad ha recordado que se celebra la Semana Europea de la Movilidad, una campaña dirigida a sensibilizar a la población acerca de las consecuencias que tiene el uso “irracional” del coche en la ciudad.

En el informe, se ha señalado que en las últimas dos décadas el parque de vehículos en Ibiza ha aumentado en 2,3 veces. Así, mientras en 1.998 había unos 65.000 vehículos, en el pasado 2019 se superaron los 150.000. Sólo en el último lustro, los vehículos motorizados de la Isla han crecido un 18 por ciento.

En particular, las motocicletas han incrementado un 33 por ciento su presencia en la isla Pitiusa; los turismos un 15 por ciento y los autobuses también han sumado más vehículos, con un 18 por ciento más desde 2014.

También en los últimos cinco años, el parque de vehículos por municipios para el periodo 2014-2019 ha presentado un crecimiento homogéneo en la Isla que ha oscilado entre el 20,4 por ciento registrado en Sant Joan y el 16,3 por ciento de Ibiza.

En lo referido a la tasa de motorización, las Pitiusas presentan la tasa de motorización más elevada de Baleares. En particular, Ibiza ha superado en los años 2018 y 2019 los 1.000 vehículos por cada 1.000 habitantes. En este sentido, los municipios con mayores tasas de motorización en 2019 serían Sant Josep, con 1.065 vehículos por cada 1.000 habitantes, o Ibiza, con 1.032 vehículos por cada 1.000 habitantes.

Por último, desde el Observatorio de Sostenibilidad de Ibiza han destacado que otro aspecto clave que afecta a la movilidad de la Isla es que gran parte de los vehículos de alquiler no se encuentran contabilizados en este indicador ya que empresas del sector movilizan parte de sus flotas en Baleares durante el verano, pero tributan sus vehículos en la Península.

“LEJOS DE UN MODELO SOSTENIBLE”

Ante la evidencia de los datos, el Observatorio de Sostenibilidad ha lamentado que Ibiza “se encuentra lejos de tener un modelo de transporte sostenible” y las “consecuencias ambientales de este modelo son significativas”.

Así, han considerado “urgente” trabajar en un cambio de paradigma en el que, desde el ámbito público se dote de infraestructuras y servicios necesarios para potenciar el transporte público y colectivo; desde el ámbito privado, se apueste por una movilidad de personas y mercancías más sostenible y, desde el personal, escogiendo acciones que contribuyan a este cambio eligiendo transportes no contaminantes.