El vicepresidente segundo de Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha admitido este miércoles tener “mucha suerte” por vivir en una casa con jardín para sus hijos para poder sobrellevar el confinamiento derivado del estado de alarma por el coronavirus y ha contrastado su situación con las de “millones de familias” que residen en inmuebles más pequeños.

“Tengo mucha suerte porque tengo jardín en mi casa para sacar a mis hijos y soy consciente de que millones de familias en este país están teniendo a los niños en pisos de 40, 50 o 60 metros“, ha manifestado Iglesias durante su intervención en el Pleno de control en el Congreso, donde ha asegurado que el Gobierno está trabajando para que “el escudo social ” llegue “a quienes lo tienen más difícil”.

De esta forma respondía al portavoz parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Gabriel Rufián quien había criticado la decisión del Gobierno de permitir la reanudación de la actividad no esencial y quien le había pedido “proteger a las familias que son obligadas a trabajar y que no tienen que con quién dejar a sus hijos”.

EL JARDÍN DEL EDÉN MORADO

el chalet tiene un enorme jardín que hoy, en plena cuarentena, permite a Pablo Iglesias y a Irene Montero moverse y pasear, ya que cuenta con nada menos que 2.000 metros cuadrados con piscina y casa de invitados, por si hay visitas inesperadas.