La secretaria de Estado de Igualdad, Noelia Vera, ha destacado este lunes que la pandemia ha metido en la agenda política algunos temas que antes no se incluían, como la necesidad de dignificar los cuidados, y ha pedido que, ahora, no salga de la actualidad hasta que no se encuentren las soluciones adecuadas.

Vera ha participado en la apertura del curso ‘El feminismo después de la pandemia’ de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), en donde ha puesto en valor el movimiento feminista que, según ha indicado, siempre ha hecho eco de los problemas y las crisis que iban afectando a la sociedad, desde la existencia de “más de una violencia machista”, hasta la necesidad de un “mayor liderazgo” femenino, tanto en las administraciones como en el movimiento social, y pasando por “los trabajos que sostienen la vida” y que son “esenciales”.

A su juicio, la crisis sanitaria del Covid19 ha traído “algo bueno” y es traer debates a la agenda pública que “antes no estaban” y que, en opinión de Vera, era “necesario” que estuviesen. La secretaria de Estado de Igualdad espera, en este sentido, que “la pandemia sirva como foco de debate” sobre “la necesidad de dignificar los cuidados, de combatir la precariedad y la invisibilidad de las mujeres” que los ejercen, en su “mayoría”.

En su opinión, es el momento de ser “astutas y audaces” para lograr que este tema “no salga de la agenda antes de encontrar las soluciones pertinentes” para esta materia ni “las políticas públicas” que permitan “mejorar” esta situación “en la medida de lo posible”.

EL TELETRABAJO EN EL CONSEJO DE MINISTROS

A su juicio, el acuerdo firmado por Unidas Podemos y PSOE para formar el Gobierno de coalición, antes de la pandemia, tiene “más vigor que nunca” ya que en él se marcó una agenda feminista que busca “intervenir en el mercado laboral”, a través de medidas como la igualdad salarial o la regulación del teletrabajo, que según ha indicado, se tratará este martes en el Consejo de Ministros.

“Siempre hablando del teletrabajo sin caer en la trampa de que sea algo que nos devuelva a las mujeres a las casas, a la vez que perdemos nuestra presencia”, ha declarado.

Vera ha recordado que “el pensamiento feminista está amenazado” por movimientos que tienen “la clara intención” de cambiar lo conseguido tras “muchos años de avances y conquistas”. La secretaria de Estado cree que, ante este escenario es necesario “poner en valor la ciencia” y la “perspectiva de género”. Del mismo modo, ha valorado cursos como los de la UNED como escenarios en los que “reflexionar” para que aquellos que quieren “volver a una España en blanco y negro, no lo tengan tan fácil”.

En su intervención, también ha indicado la necesidad de tratar el tema feminista con “una perspectiva global” e “internacional” junto a otros países que también trabajan en “la conquista de derechos y en avance social”. Vera ha recordado que el país tiene una oportunidad próximamente en el Foro Generación Igualdad, organizado por ONU Mujeres, en donde España coliderará el área de justicia económica y de recuperación de derechos.

UN POSIBLE AUMENTO DE LAS DESIGUALDADES

La ‘número dos’ de Irene Montero ha explicado que “importante” que se salga de la actual crisis “atendiendo el estado de los mayores”, estudiando “el estado de las residencias y quién hace esa tarea”, “la sanidad” y aquellas actividades relacionadas que “la mujer lleva a sus espaldas”. “No se puede salir de la crisis recortando y ahondando en la desigualdad y en la pobreza de las mujeres, sino al contrario, con políticas de igualdad”, ha declarado, para añadir que este es “el cambio de chip” que hay que hacer.

En la conferencia inaugural también ha participado la directora del Instituto de la Mujer, Beatriz Gimeno, quien ha alertado de que, tras la pandemia, puede venir “un aumento muy profundo de la desigualdad y la violencia contra las mujeres”, debido, principalmente al crecimiento de “muchos sectores antifeministas, que ya estaban ahí y que van a pasar a la ofensiva”.

Gimeno ha denunciado cómo incluso en la UE hay “algunos gobiernos en manos de partidos de extrema derecha” que están “intentado, desde las propias instituciones europeas, socavar muchos de los avances conseguidos por las feministas”.

En este sentido, Gimeno ha defendido el feminismo como “un movimiento global de resistencia con capacidad para proponer un proyecto completo de sociedad” y que ha puesto de manifiesto “la necesidad de servicios públicos universales de calidad” y que “los trabajos relacionados con el cuidado son absolutamente esenciales para sostener la vida”. “Poner la vida en el centro no es nada místico, es muy material”, ha declarado

En este sentido, se ha expresado de forma similar a Vera, para señalar que la desigualdad y la violencia contra las mujeres tienen que seguir en la agenda feminista, aunque ha indicad que se debería abordar “de otra manera”, apuntando expresamente a la prostitución, cuya denuncia se ha hecho mayoritaria entre las jóvenes feministas. Del mismo modo, ha llamado a “conseguir una educación feminista”, entre cuyos objetivos, ha explicado, debe estar la educación sexual enfocada a la igualdad.