El inspector jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional que dirigió la investigación de la trama Gürtel ha ratificado este miércoles ante el tribunal de la Audiencia Nacional que la red liderada por Francisco Correa mantuvo reuniones con el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino, pues era quien “dirigía el grupo preliminar de trabajo” en la organización de la visita del Papa a Valencia en 2006.

Así lo ha dicho el inspector Manuel Morocho, que ha comparecido en calidad de perito en el juicio por el presunto amaño de la adjudicación de RTVV con la Gürtel para la instalación de pantallas y megafonía para seguir el recorrido del Pontífice. Sus actuaciones durante la investigación han sido denunciadas en numerosas ocasiones por las defensas de los acusados de esta macrocausa al entender que sus derechos fueron vulnerados, algo que han alegado en las distintas vistas orales que ya se han celebrado para tratar de anular la causa.

Tras explicar el ‘modus operandi’ de la trama, se ha detenido en las conclusiones a las que los investigadores llegaron tras analizar una agenda del ‘número dos’ de la Gürtel, Pablo Crespo. En ella, anotó lo que para la UDEF es “la fase preliminar, preparatoria, de la ejecución del contrato”, que se firmó en mayo de 2006.

PUESTA EN MARCHA EN 2005

Según ha dicho el inspector, Crespo “monitorizó todo el proceso” y apuntó el “diseño del conjunto de acciones que se estaban poniendo en marcha durante la segunda parte de 2005, y que culminaron en 2006 con la adjudicación, para la concreción y prestación de ese servicio”, por el que se pagó más de siete millones de euros y que permitió el reparto de comisiones de tres millones de euros.

La fiscal Anticorrupción Concepción Nicolás ha preguntado al inspector por dos reuniones que aparecen en la agenda y en las que, según se puede leer, supuestamente participaron Juan Cotino, el exdirector de RTVV Pedro García Gimeno y representantes de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias (FVEMF), organizadora del evento, como el secretario del arzobispo de Valencia, Antonio Ramón Corbí y el exconcejal y exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas Enrique Pérez Boada. Sobre ellas, Crespo anotó las palabras “pantallas”, “luz” y “sonido”.

Morocho ha descrito estos encuentros como el “germen de todo el proceso”, ya que tuvieron lugar antes del 9 de febrero de 2006, fecha en la que se “concreta” que Canal 9 se encargue de la retransmisión de la visita. La firma del convenio entre la FVEM y la televisión valenciana tuvo lugar semanas después, el 27 de febrero.

“Se están dando los pasos que ponen de manifiesto quiénes tienen capacidad de decisión, las adjudicaciones que se derivaron de estas reuniones y qué contratos y las acciones concretas de cada uno de ellos”, ha subrayado. En este sentido, ha indicado que la “captación del negocio” se hizo a través de García Gimeno, como director de RTVV, y que Cotino “era el que dirigía el grupo preliminar de trabajo”.

Ha añadido que el “elemento nuclear de este proceso, una vez captado el negocio, era darle ese revestimiento de legalidad al contrato” y que Correa subcontrataba los servicios a distintos proveedores porque sus empresas “carecían de recursos técnicos”.

Cotino se desvinculó en su declaración como acusado en esta causa de la organización de la visita de Benedicto XVI en Valencia. Afirmó que sólo se encargó de coordinar a los grupos de voluntarios en materia de seguridad, ya que en esta materia tenía experiencia por sus cargos como delegado de Gobierno en la Comunidad Valenciana y director general de la Policía Nacional, y negó haber participado en las reuniones relacionadas con pantallas y sistema de megafonía.

EL PAPEL DE ‘EL BIGOTES’ Y LA “AMISTAD” CON EL EXDIRECTOR DE RTVV

El inspector de la UDEF ha resaltado que hay otra “anotación relevante” de Crespo sobre la “posición muy ventajosa” del responsable de Orange Market (empresa de la Gürtel en Valencia), Álvaro Pérez ‘el Bigotes’, ante “cargos públicos” de la Comunidad Valenciana, como el exvicepresidente del Consell Víctor Campos o el exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa, ya que entendía que les generaría “importantes beneficios en forma de adjudicación de contratos”.

En cuanto a la relación de la trama con el director de RTVV –para quien la Fiscalía pide la pena más alta, 40 años de prisión, que se puede ver reducida tras alcanzar un acuerdo de conformidad–, Morocho ha hecho hincapié en que en una conversación telefónica se le describe como un “amigo íntimo”. “Esta terminología la emplean para alguien muy cercano a ellos, alguin en el ámbito de su acción o responsables políticos”, ha apostillado.

Para incidir en la “proximidad” de Pedro García Gimeno y los líderes de la trama Gürtel, ha destacado que éste sirvió de enlace para presentarles a Cotino en el momento en el que la red de Correa planteó trasladar su negocio de Madrid a Valencia para prestar servicios de “marketing y comunicación externa”.

INTENTO DE ORGANIZAR LOS GRAMMY LATINOS EN VALENCIA

Asimismo, ha señalado que Correa y ‘el Bigotes’ “llevaron” a García Gimeno a Estados Unidos para “captar la organización” de los Grammy Latinos y realizar la ceremonia en Valencia y que estudiaron el “papel” que podría tener dentro del entramado societario, después de que éste les trasladara que no quería continuar en RTVV.

Morocho ha apuntado que este encaje en las empresas de la Gürtel coincide con el “cambio” que Correa había iniciado en 2008 para “salvar” su estructura societaria, a raíz de que la Audiencia Nacional investigara a empresarios por presunto delito fiscal cometido a través de cuentas bancarias localizadas en Liechtenstein, y tras tener conocimiento que había una investigación en marcha por las presuntas irregularidades en el ayuntamiento madrileño de Boadilla del Monte, pieza de la macrocausa que aún está pendiente de juzgar.

Comentarios