El joven negro que fue retenido por vigilantes de seguridad de Metrovalencia y otros dos pasajeros el pasado fin de semana ha indicado que durante el incidente fue “apretado por el cuello” y ha afirmado que “no ha hecho nada malo” durante una concentración en su apoyo convocada por el colectivo Uhuru.

La concentración ha tenido lugar este jueves por la tarde en la Plaza de los Pinazos de València, y durante la misma, los asistentes han lanzado proclamas como “Basta ya de racismo criminal”, o “No al racismo”, con la que el propio joven ha concluido su intervención. Igualmente, han mostrado carteles en los que se podía leer proclamas como ‘Stop perfil racial’ o ‘Tu silencio también es opresión’.

Desde el colectivo han indicado que con esta concentración buscan “denunciar este tipo de situaciones racistas que se dan de forma diaria hacia colectivos racializados, negros, africanos y afrodescendientes” y han afirmado que este tipo de protestas nacen a raíz del asesinato de George Floyd en Estados Unidos, pero también con el objetivo de visibilizar “lo que también pasa aquí”.

Respecto al incidente de este fin de semana, han considerado que “no es un caso aislado”, sino que es la “demostración de cómo se ejerce el racismo desde las fuerzas de seguridad”.

“Somos más propensas a ser señaladas y estigmatizadas, nuestros cuerpos son más vulnerables y sufrimos una violencia estructural e histórica que niega a la persona negra y que la tacha de violenta cuando intenta protegerse”, han manifestado desde la organización.

Una de las integrantes de Uhuru, Gabriela Nuru, ha señalado: “Lo que ha pasado con esta persona es una injusticia. Le están achacando cosas que él no ha hecho, él se estaba defendiendo de unos guardias y de dos civiles que de forma totalmente descabellada se sumaron a la agresión y le están intentando culpar de la situación, como si hubiera sido su culpa”.

“Él alega que no tenía la mascarilla mal puesta, y que en todo caso, si la hubiera tenido mal puesta, todas las personas del vagón estaban con la mascarilla igual, entonces no tiene mucho sentido”, ha señalado.

RECLAMAN EL CIERRE DE LOS CIES Y DEROGACIÓN DE LA LEY DE EXTRANJERÍA

Asimismo, desde Uhuru han reivindicado el cierre de los Centros de Internamento de Extranjeros (CIE) y la derogación de la ley de extranjería, que “niega el acceso a una vida digna y pone todas las trabas posibles para que una persona extranjera pueda llegar a considerarse un igual, y le mantiene en una segunda clase de forma indefinida”.

También han denunciado como la crisis sanitaria ha demostrado que “el colectivo migrante en situación irregular son la población más vulnerable”, y han indicado que esta situación “complica las condiciones de vida”, por lo que han exigido “regularización ya”.

Nuru también ha indicado que quieren acompañar al joven el día del juicio, “para que se vea que no está solo”. “No es como en otras ocasiones, donde personas extranjeras, racializadas, sobre todo negras y africanas han tenido que sufrir este tipo de acoso y de inculpación totalmente injustas”, ha afirmado.

Comentarios