guardia civil

A pesar del anuncio a bombo y platillo del Ministerio del Interior del acuerdo con algunas de las asociaciones de Policías y Guardias Civiles para hacer efectiva la Equiparación Salarial entre estos cuerpos y las policías autonómicas que reciben mejores salarios y mayores recursos dotacionales, algunas de las asociaciones como JUCIL, no solo no firmaron sino que denuncian que es insuficiente. La Asociación Justicia para la Guardia Civil (JUCIL), nacida de JUSAPOL (Justicia Salarial Policial), ha sido una de las más vehementes en esta lucha. La reciente multa a la consultora encargada del informe con el que Interior ratificó el “ajuste” salarial, confirma sus argumentos: el documento no es objetivo o al menos no conclusivo. Y eso que confirma sus hipótesis.

LA EQUIPARACIÓN SALARIAL QUE ENORGULLECE A MARLASKA Y ENFADA A JUCIL

Según el acuerdo suscrito, Policía Nacional y Guardia Civil recibirán en la nómina de noviembre el tercer tramo del acuerdo para la equiparación salarial con los policías autonómicos (Mossos d’Esquadra, Ertzaintza…). Este tercer tramo, lo cobrarán de forma retroactiva, esto es, recibirán la parte proporcional que les corresponde desde enero de 2020. En total, entre 104,41 euros y 156,64 euros en la Guardia Civil, y entre 109,78 euros a 114,17 euros en Policías.

En el primer tramo (2018), la subida salarial supuso +230 euros en la nómina, y en el segundo (2019), 177,5 € brutos de media. A pesar de ser la primera negociación colectiva en este colectivo, asociaciones importantes como JUCIL quedaron fuera al comprender que este incremento aún no cubre las diferencias entre cuerpos.

EL INFORME DE LA CONSULTORA CONFIRMA LOS ARGUMENTOS DE JUCIL

El informe fue realizado por la Consultora Ernst & Young Abogados S.L.P., elaborado a partir de los datos facilitados tanto por la Secretaría de Estado de Seguridad como de los cuerpos afectados (en el caso de Guardia Civil y Policía Nacional, de las asociaciones firmantes, recuerdan desde JUCIL), teniendo en cuenta que solo Mossos d’Escuadra los ha facilitado.

Con todo, a pesar de los escasos contrastes de datos que denuncia JUCIL, la propia consultora concluye que los 807 millones de euros en los que se cifró la Equiparación Salarial son insuficientes para cubrir la equiparación real que reclaman desde dicho colectivo.

Así, por ejemplo, un policía nacional que esté destinado a seguridad ciudadana cobra 479,02 euros menos que su homólogo en los Mossos. Las mayores diferencias, apuntan en JUCIL, se encuentran en las escalas superiores: un cabo primero de la Guardia Civil, cumpliendo las mismas funciones que su símil en el cuerpo autonómico catalán, cobra 700 € menos. No se dan referencias de la policía autonómica vasca, pero es notoria también la diferencia para con ellos.

Para JUCIL el acuerdo de equiparación es a todas luces insuficientes, toda vez que no tiene en cuenta las particularidades de las funciones que pueden desempeñar algunos grados, ni el tema de la productividad, trienios, complementos de turnicidad y nocturnidad, entre otras áreas denunciadas.

EN DEFENSA DE LOS GUARDIAS CIVILES DE SEGUNDA ACTIVIDAD Y RESERVA

Para JUCIL, en este acuerdo de falsa equiparación salarial, se comete una auténtica ‘tropelía’ contra los más veteranos. Esta es una lucha larga en el Cuerpo, que ahora se queda fuera y sin recibir una parte de ese complemento, que entienden, también les corresponde a ellos. Asimismo, inciden en las diferencias entre jubilaciones de los diferentes policías de España.

La asociación remarca que, aunque en noviembre se haga efectiva en la nómina de los afectados la subida de sueldo, ellos ya han iniciado, a través de los servicios jurídicos, una reclamación judicial en la Policía y la Guardia Civil para reclamar modificaciones en el cómo se asignan. ¿Conseguirán la equiparación real? Solo el tiempo lo dirá.