La Fiscalía pide un año y tres meses de cárcel para una mujer, M.J.P.A., a la que atribuye un delito de acoso, por perseguir, vigilar y confrontar con la pareja de su exnovio, y que será juzgada este lunes en la sala de lo Penal 1 de Vigo.

Según el escrito de acusación pública, la procesada mantiene, al menos desde noviembre de 2017, una “actitud de persecución y confrontación” con otra mujer, a raíz de que ésta iniciase una relación con su exnovio.

Así, relata la Fiscalía, la acusada se presentaba “diariamente” en la estación de buses de Gondomar (Pontevedra), adonde la perjudicada acudía para tomar un autobús e ir a Vigo a trabajar. A la vuelta de la jornada laboral, M.J.P.A. también la estaba esperando.

Tras una intervención de la Policía Local, la acusada dejó de hablar con la novia de su ‘ex’, pero siguió persiguiéndola, se presentaba donde estaba y se le quedaba mirando, e incluso llegó a seguirla hasta su domicilio.

A lo largo del día, M.J.P.A. vigilaba la vivienda de la perjudicada con unos prismáticos, la perseguía cuando salía a la calle, acudía a las mismas cafeterías, o la esperaba fuera de los cajeros automáticos si la víctima estaba sacando dinero o haciendo alguna gestión.

Según el ministerio público, la procesada llegó a perseguir a la hija de la víctima, e incluso se presentó en el trabajo de su hermana, con la que no tenía ninguna relación.

PRISIÓN, INDEMNIZACIÓN Y ALEJAMIENTO

Toda esta situación provocó que la pareja de su exnovio sufriera un trastorno adaptativo, que precisó de tratamiento farmacológico y que, como secuela, le quedara un trastorno derivado del eventual retorno del factor estresante.

Por todo ello, la Fiscalía solicita que M.J.A.P. sea condenada a un año y tres meses de prisión por un delito de acoso, y al pago de indemnizaciones por algo más de 7.000 euros. También solicita que se le prohiba acercarse a menos de 100 metros de la víctima o su domicilio, y que no pueda comunicarse con ella durante 2 años y 3 meses.

Comentarios