El Gobierno de La Rioja va a aprobar este lunes, en una sesión extraordinaria en Consejo de Gobierno que se prevé celebrar a última hora de esta mañana, el uso obligatorio de la mascarilla, que se hará efectivo “de inmediato”, como ha afirmado en rueda de prensa el director general de Salud Pública, Consumo y Cuidados, Enrique Ramalle.

En este sentido, Enrique Ramalle ha afirmado que la obligatoriedad entrará en vigor “en cuanto se publique la orden en el Boletín Oficial de La Rioja (BOR)”, algo que podría producirse “hoy mismo o mañana”.

Un uso obligatorio de la mascarilla que, como ha recalcado el director general de Salud Pública, “no exime de otras medidas de seguridad”. “Hasta ahora, se decía mascarilla o distancia de seguridad. A partir de ahora, es mascarilla y distancia de seguridad”, ha incidido Ramalle.

Por eso, ha señalado que “va a seguir siendo necesario mantener el metro y medio de distancia, el lavado de manos frecuente o con gel hidroalcohólico y la desinfección de locales públicos”, ya que, como ha reiterado, “el uso de la mascarilla va a ser algo complementario, no corrige ni elimina el resto de medidas”.

No es, en cualquier caso, “una medida de este fin de semana, que se haya pensado ahora, sino que se viene estudiando en el Consejo Interterritorial de Sanidad” y que, poco a poco, van adoptando cada vez más comunidades.

Una medida que “se toma por tres motivos fundamentalmente: evitar el contagio por asintomáticos; la posible transmisión del virus a través del aire, como ha avisado la OMS; y también, como un recuerdo de que el virus está entre nosotros”.

La mascarilla habrá que utilizarla “cubriendo desde parte del tabique nasal hasta el mentón, por todas las personas mayores de seis años, tanto en la vía pública como en espacios al aire libre y espacios cerrados de uso público o abiertos al público, independientemente de que se pueda mantener o no la distancia de seguridad”.

En la práctica, ha resumido Ramalle, “habrá que usar la mascarilla siempre que no se esté en el ámbito familiar”. Así, “fuera de casa habrá que usarla siempre, y, en casa, si recibo gente que no conviva conmigo, también; y, por ejemplo, en una piscina, si se está tomando el sol, también habrá que llevarla”.

Las excepciones serán “las ya recogidas en el Real Decreto del 21 de junio”, es decir, para hacer deporte, las personas con enfermedades que se puedan agravar por su uso, personas con discapacidad que no puedan ponerse o quitarse las mascarillas “o en actos incompatibles con llevarla, por ejemplo, para comer o beber en una terraza”.

Pero si se está hablando en una terraza, habrá que llevarla”, ha especificado Ramalle, quien ha concluido señalando que “nuestra responsabilidad individual es la mejor barrera de contención de la enfermedad, las medidas para contener al coronavirus van con nosotros, ya estamos en nuestro puesto de trabajo o de vacaciones”.

Comentarios