El Gran Teatre del Liceu de Barcelona ha escogido ‘Don Giovanni’ de Wolfgang Amadeus Mozart para abrir su temporada de óperas escenificadas el próximo 24 de octubre, entre medidas de seguridad por el coronavirus, bajo la batuta del director catalán Josep Pons y con las voces del barítono Christopher Maltman, las sopranos Miah Persson y Véronique Gens y el bajo-barítono Luca Pisaroni.

El ‘Don Giovanni’ que se representará en el Liceu hasta el 8 de noviembre viene de recibir buenas críticas en su estreno en la Ópera de Frankfurt (Alemania) gracias a la dramaturgia y escenografía ideada por Christof Loy, que ha conferido al personaje principal una gran “profundidad psicológica” y ha apostado por un retorno a los orígenes del texto, según ha destacado el escenógrafo repositor de la obra, Axel Weidauer.

“Para Loy, tras años de modernidad y abstracto en el ‘Don Giovanni’, era importante volver a los orígenes. Volver a Tirso de Molina y el núcleo del mito del Don Juan”, ha explicado el escenógrafo repositor, que se ha mostrado muy contento de la producción barcelonesa y agradecido poder traer la obra a la ciudad, pese a las limitaciones de la epidemia.

“Este es un espectáculo muy emotivo, que espero que conmueva todos. Y creo que nadie tendrá la sensación de que es una ‘versión Covid’. Al revés, espero que nos podamos olvidar de todo durante la obra”, ha declarado Weidauer.

LIMITADA POR LA PANDEMIA

El ‘Don Giovanni’ del Liceu estará condicionado por las medidas de seguridad ante el coronavirus, tanto sobre el escenario como entre los intérpretes o el público: “El Covid nos obliga a una reducción en la orquesta por las distancias que deben tener los músicos entre sí en el foso, por lo que he reducido las cuerdas y alzando el foso”, ha explicado el maestro Pons.

Con todo, el director musical ha destacado que la representación no perderá calidad, que incluso tendrá una mayor presencia tímbrica por la posición de la orquesta, y que la experiencia y el talento de los cantantes hará el resto: “Quizás incluso nos acercaremos más a lo que tenia Mozart o lo que le hubiera gustado tener”, ha afirmado Pons.

Gens, que interpreta a Donna Elvira, ha explicado que los cuatro cantantes principales se harán un test semanal y que serán los únicos en el escenario que no llevarán máscaras y los únicos que pondrán ser “físicos” entre ellos, aunque la dramaturgia también se ha adaptado.

“Viviremos una especie de burbuja, y como resultado podremos interactuar entre nosotros. Pero no deja de ser un acto de confianza, porque todos deberemos ser muy estrictos cuando salgamos del escenario”, ha añadido Maltman, que interpretará a Don Giovanni.

El protocolo de prevención para el público, por otro lado, incluirá nuevas medidas como un plan de ubicación al 50% con butacas alternas, la supresión del servicio de catering o la adecuación de la duración de la función a los nuevos horarios de cierre marcados por las autoridades sanitarias.

“Este ‘Don Giovanni’ es un acto de resistencia cultural”, ha afirmado por su parte el director artístico del Liceu, Víctor García de Gomar, que ha insistido en que las representaciones serán seguras y ha invitado al público a acercarse a conocer o reencontrarse con esta famosa ópera de Mozart.

‘LICEU UNDER 35’

Aunque el estreno oficial de ‘Don Giovanni’ no será hasta el día 24, cerca de 1.000 jóvenes menores de 35 años podrán disfrutar antes que nadie del montaje el próximo 22 de octubre, con un precio rebajado y único de 15 euros.

Se trata de una iniciativa enmarcada en el programa ‘Liceu under 35’ y que incluye una “batalla de gallos” de dos raperos españoles durante el entreacto.

A causa de la pandemia, la organización ha indicado que la habitual sesión de DJ posterior a la ópera no podrá celebrarse, que tampoco se instalarán los puestos de comida, y que el horario del espectáculo se adelantará a las 19 horas para poder terminar a las 23 horas, según establece el Procicat.