Becky Phan|Unsplash

El diputado nacional de Vox por Córdoba, José Ramírez del Río, ha pedido eliminar la prohibición para que los circos con animales puedan trabajar en Córdoba. Ramírez del Río ha declarado en una nota su intención de pedir que Córdoba deje de impedir este tipo de espectáculos alegando que el sector vive una crisis económica sin precedentes que puede provocar el hundimiento del sector circense.

El diputado de la formación de Santiago Abascal ha recordado el veto llevado a cabo en el año 2006 por la entonces alcaldesa socialista, Isabel Ambrosio: “se aprobó la moción presentada por Ganemos Córdoba, en la que la ciudad se declaraba ciudad libre de circos de animales, y por tanto quedaba prohibida la actividad”. También ha recalcado que, en muchas localidades esta prohibición supuso un gran impacto económico para el gremio, que ahora pasa por su peor momento. Ramírez del Río ha agregado que en otras ciudades como  Zaragoza o San Sebastián de los Reyes (Madrid) ya se ha conseguido que se levante la prohibición lo que ha supuesto una grata noticia para las familias que subsisten del circo.

La petición del diputado ha contado con el respaldo de la portavoz municipal de Vox, Paula Badanelli, la cual ha dicho que van a pedir al alcalde, José María Bellido (PP), que “tome en consideración las sentencias que han marcado un antes y un después al respecto en otras ciudades y evite procedimientos judiciales innecesarios”.

Un espectáculo marcado por la polémica

Sin embargo la realidad de los circos parece otra y es que, en los últimos cinco años, el número de compañías que contaba con la presencia de animales salvajes se ha reducido de 34 a 4 según una investigación realizada por la ONG Ecologistas en Acción. En una entrevista llevada a cabo por la Cadena Ser, el coordinador del área de conservación de la naturaleza de esta ONG ecologista, Chesus Ferrer, declaró que la rápida desaparición de este tipo de espectáculos se debe a la presión de la gente.

La otra cara de la moneda la representa el propio sector: la Asociación de Circos Reunidos ha defendido los espectáculos con animales fundamentando que es el medio de vida para más de 2.500 familias. “Confiamos en que en la capital se quite la prohibición que excede de competencias al Ayuntamiento, sabemos que el alcalde, José Luis Martínez Almeida, apoya a nuestro sector y reconoce nuestro trabajo, pero es momento de que el resto de grupos políticos dejen a un lado sus diferencias y cumplan la ley aunque no estén de acuerdo con el circo” rezaba un comunicado emitido por la asociación

El Ministerio de Cultura no parece haber escuchado las protestas de la asociación puesto que anunció que, a partir de 2022, no se otorgarán subvenciones públicas a las compañías de circo que exhiban especies salvajes en sus espectáculos. A esto hay que sumarle que 500 ayuntamientos de toda España han prohibido la entrada de los circos con animales salvajes.

Miembros PACMA Córdoba han criticado las palabras del diputado de VOX y han reivindicado que los circos con animales son una actividad ruinosa y no necesaria económicamente con la que hay que acabar: “Los espectáculos con animales no son rentables, por eso las personas que se dedican al circo deberían reinventar esas funciones y hacerlas sin la presencia de ningún ser vivo”, han declarado a Moncloa.com. Exponen que uno de los grandes inconvenientes de los espectáculos que cuentan con animales es que se han “blanqueado” y que, a pesar de estar destinados a un público infantil, los animales son maltratados y hacen los ejercicios porque temen castigos: “El problema es que no vemos el maltrato al que están sometidos todos esos animales que, además, se pasan su vida en un remolque”.

En cuanto a esa reivindicación económica que exponen los que defienden este tipo actividades, desde PACMA Córdoba consideran que los políticos se han aferrado a la situación económica complicada que están atravesando las familias a consecuencia de la crisis de la Covid-19 para defender sus propios intereses.